Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co lunes, 4 de enero de 2016

Nadie se imaginaría que solo cuatro años después la empresa, que tenía personalidades de renombre como Mario Andrés Chejab Molina, Mario Germán Iguarán Arana, José Gregorio Beltrán Pérez,  el coronel Pablo Emilio Gómez Suárez Fabián Darío Parada Sierra y el socio capitalista  Luis Carlos Crispín Velasco, estaría involucrada en un escándalo de grandes magnitudes por la supuesta captación ilegal ejercida durante su gestión y por la cual la Superintendencia de Sociedades declararía su liquidación judicial, hoy en curso. 

Crispín Velasco era el encargado de los costos de la operación con recursos propios y “los demás aportarían el conocimiento y las actividades técnicas y científicas pertinentes”, se asegura en el auto firmado por Nicolás Polanía Tello, superintendente delegado de procedimientos para insolvencia. 

Iguarán Arana fue escogido como gerente y era el llamado a capacitar a los profesionales, y además podría determinar lo relativo a la afiliación a la empresa, mientras que el coronel Pablo Gómez coordinaría y conduciría la parte logística. 

El punto de quiebre de la compañía se dio como parte de la relación con  Link Global. Con ella, Crispín Velasco habría logrado financiar la operación a través de un préstamo de esa compañía por  $1.026 millones, que según dice la Superintendencia provenía de la captación ilegal realizada por Link Global. Con ese dinero, se habrían pagado los honorarios de los socios y beneficiado a José Gregorio Beltrán, Mario Germán Iguarán y Pablo Emilio Gómez Suárez.

La intervención judicial llegó por hechos “objetivos o notorios” que indicaron “la entrega masiva de dineros a personas naturales o jurídicas, directamente o a través de intermediarios, mediante la modalidad de operaciones de captación o recaudo en operaciones no autorizadas tales como esquemas piramidales, tarjetas prepagadas, venta de servicios y otras operaciones semejantes, a cambio de bienes, servicios o rendimientos sin explicación financiera razonable”, según reza en el Auto. Por lo tanto, se estableció que la sociedad Insignia Jurídica, “no tenía ingresos, razón de más para considerar que los dineros recibidos de parte de Link Global  no tenían un propósito económico legítimo, sino que fue un simple vehículo para la desviación de los dineros captados de manera ilegal”.

Polanía Tello señaló en el documento que Iguarán, como representante legal de la compañía, debía conocer sobre lo que estaba sucediendo: la falta de liquidez de Insignia Jurídica y su relación con Link Global.

El exfiscal Iguarán aseguró a LR que desde hace dos años no tiene relación alguna con Insignia Jurídica y que “llevando escasos 4 meses de actividad todos los socios (abogados), incluido el suscrito (quien fungía como representante legal) decidimos apartarnos de Insignia en atención a que  Luis Carlos Crispín (socio capitalista) estaba siendo sujeto de reclamos por parte de personas que se sentían engañadas con ocasión a las actividades que se desarrollaban en la empresa Link Global”.

Y además, aclaró que “ si bien hace un par de años fui socio y representante legal de Insignia Jurídica, esta nunca se dedicó a pedir, conseguir o percibir dinero del público y que una vez advertidos los reproches que se le hacían al señor Crispín decidí clausurar cualquier relación con él”.

Por ahora, el proceso en la Superintendencia de Sociedades seguirá su curso, acumulando el que se lleva a cabo con Link Global y el de Insignia Jurídica, con el fin de devolver a los inversionistas de la primera la totalidad de los recursos. 

¿Qué sigue en el proceso?
En el proceso de liquidación, la agente escogida fue  Adriana Betancourt Ortiz y ella será la encargada de tener la lista de la totalidad de los bienes, así como de calificar y graduar los créditos en un plazo máximo de dos meses. Además, la funcionaria deberá prevenir “a los deudores de los intervenidos, que a partir de la fecha solo pueden pagar sus obligaciones a la liquidadora, y que todo pago hecho a persona distinta será ineficaz”, se asegura en el Auto. Por su parte, el exfiscal Mario Iguarán aseguró que presentará un incidente de exclusión para no ser vinculado con el caso que se lleva a cabo a Insignia, empresa que de acuerdo con su versión “jamás se dedicó a pedir, conseguir o percibir recursos del público con propósitos de inversión”.

Las opiniones

Francisco Reyes
Superintendente de Sociedades

“La intervención es el conjunto de medidas para suspender de manera inmediata las operaciones con las que incurren en captaciones o recaudos no autorizados”.

Nicolás Polanía Tello
Superintendente Delegado de Procedimientos para Insolvencia

“En el proceso se evidenció que la sociedad Insignia Jurídica S.A.S. no tuvo ingresos distintos de los provenientes de la captación de dineros del público de Link Global S.A”.

Documentos adjuntos

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.