Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla Jueves, 7 de febrero de 2019

En cajas de zapatos escondieron fajos de billetes que se entregaron a varios servidores

Ligia del Carmen Hernández, la Jueza 16 Civil Municipal, confesó haber recibido dinero por parte del equipo jurídico de Carlos Mattos, en un proceso indemnizatorio que sostuvo el empresario por la representación de Hyundai en Colombia.

La funcionaria judicial aseguró que se realizaron cuatro entregas de dinero en efectivo y que se utilizaron varias tácticas para ocultar el paso de las transacciones. Con estas afirmaciones se constituiría un segundo caso de cohecho, con el que se podría llegar a aumentar la pena del empresario.

AL tuvo acceso a las declaraciones que entregó la funcionaria judicial en audiencia. Allí aseguró que “a principios del mes de junio (2016) se aparece Dagoberto Rodríguez en una sala de audiencia, audiencia en que yo presido (…) luego de la audiencia se va caminando conmigo (…) entra en mi despacho y se sienta, y me dice “doctora quería felicitarla porque usted es una berraca” llevó a cabo una diligencia muy fuerte y hay alguien que le quiere dar un detalle”. Según los relatos de la indiciada, este sería el primer encuentro entre Dagoberto Rodríguez y la funcionaria judicial.

Rodríguez fue oficial mayor del Juzgado Sexto Civil del circuito, según se pudo demostrar en las investigaciones, el funcionario hizo parte del grupo de trabajadores de la Rama Judicial que fueron condenados por manipular el proceso de reparto al interior de la entidad.

Según el relato de la funcionaria judicial, Rodríguez habría sido el puente para movilizar los sobornos que, presuntamente, provinieron del equipo jurídico de Carlos Mattos.

Frente al “detalle” que le informó Rodríguez a la jueza, la funcionaria aseguró que provenía de “una diligencia de Hyundai”. A lo que la funcionaria contestó “¿Usted de qué me está hablando? ¿Usted que tiene que ver con eso? ¿Quién lo manda? Yo ya realicé esa diligencia, ¿Cuál es su interés”. Ante estas preguntas, Rodríguez le aseguró que “Doctora no se preocupe, usted ya realizó una diligencia la berraquera y ellos quieren enviarle un detalle”.

Ante esta insinuación, la funcionaria volvió a confrontar a Rodríguez “¿Ellos quiénes?”, a lo que el hombre contestó “pues el dueño del aviso Hyundai. Doctora, yo no me puedo demorar más. Le voy a decir a mi esposa que venga, ella vende zapatos y me dijo que le ayudara para que las mujeres del despacho se compren unos zapatos”, dijo la funcionaria.

Dos días después de que sostuvieron esa conversación, la esposa de Dagoberto Rodríguez se presentó al despacho de la jueza. Según describió la funcionaria, la mujer traía consigo dos pares de zapatos “muy elegantes”: unos eran deportivos y los otros eran de mujer. La vendedora de zapatos le ofreció a todas las mujeres del despacho diferentes tipos de calzado. La jueza le encargó un par de zapatos para sus hijos. La esposa de Rodríguez aseguró que volvería al juzgado en dos días.

Dos días más tarde, la esposa de Rodríguez volvió al despacho y trajo consigo los pares que le habían solicitado. Después de eso habló en privado con la jueza a quién le dijo “que nos encontráramos en otro lado, para que me entregara los zapatos de mis hijos”.

La esposa de Rodríguez le envió un mensaje por Whatsapp a la funcionaria y las dos decidieron reunirse en el centro comercial Salitre Plaza. Allí fue abordada por la pareja de esposos, quienes traían una caja de zapatos contrasellada.

La jueza llegó a su apartamento y decidió abrir el paquete. “La caja venía muy sellada. Rompí los sellos del paquete y quité todas las cintas (…) en la caja de zapatos contenía $30 millones”.

Según la funcionaria, esta primera entrega se dio en junio de 2016. Rodríguez y Hernández dejaron de comunicarse después de este evento.
Hasta que a mediados de julio de 2016, la funcionaria recibió una citación por parte de la Fiscalía. Ante esta situación, confrontó a Dagoberto Rodríguez, ante los mensajes que le remitieron, el hombre le contestó “tranquila, no se angustie, a usted no le va a pasar nada. Usted sabe quién es el señor Mattos en este país (…) ellos están negociando esto y no va a durar mucho (…) el señor Mattos la va a ayudar”.

A principios de agosto de 2016, Dagoberto Rodríguez volvió a contactar a la funcionaria, quien aseguró que por esa época “estaba en el Juzgado 10 civil del circuito. Yo ya nada tenía que ver con la diligencia de Hyundai. La esposa de Dagoberto me escribió por Whatsapp y me dijo que ya tenía los zapatos”.

La segunda entrega del dinero se dio en un parqueadero en la clínica Colsubsidio, ubicada en la calle 67 con carrera 11. La pareja de esposos siguieron a la funcionaria hasta una cita clínica y la esperaron en una camioneta. Cuando ella estaba dirigiéndose a su carro, “los dos se bajaron, Dagoberto me dio una caja”. Según confirmó la jueza, esta segunda entrega era “para que yo solicitara una nueva asesoría legal”, motivada por la denuncia que habían interpuesto los convocados de Global Car World.

El proceso se repitió como en la primera entrega. La jueza volvió a su casa, despejó los sellos que recubrían la caja de zapatos y en su interior encontró los fajos de billetes que sumaban $30 millones.

De nuevo dejaron de hablar. “Solo nos cruzábamos en los pasillos y él me decía que ya iban a conciliar”. Sin embargo, a finales de septiembre de 2016, la esposa de Dagoberto volvió a escribir por Whastapp. “Me dijo que me entregaba unos zapatos”, aseguró la jueza Hernández y agregó “me preguntó que en dónde los dejaba. Yo estaba ocupada y le dije que en la portería de mi apartamento”. La historia se repitió. La caja de zapatos y los fajos de billetes, esta vez recibió tan solo $20 millones. El proceso se repitió por una cuarta vez: la pareja le entregó una cajita sellada, con $20 millones en efectivo.

Esta fue la confesión de la jueza durante la diligencia judicial. También aseguró que nunca había realizado ningún tipo de acción ilegal, sin embargo, dijo que había sido engañada por el empresario y que él había “obtenido lo que quería”.
Con base en este testimonio, la Fiscalía imputará un nuevo delito de cohecho contra el empresario y pedirá una nueva medida de aseguramiento en su contra. El empresario dijo que la imputación le resultaba “muy sospechosa”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.