Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Paulo Andrés Durán G. - pduran@larepublica.com.co jueves, 5 de mayo de 2016

A estas conclusiones llegaron en el foro: Innovación en derecho, el futuro de la profesión legal realizado por la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá.

En un territorio como el colombiano en el que se gradúan al año más de 9.000 juristas parece relevante qué se enseña y cuál es el deber ser de los estudiantes para ingresar a la vida laboral. 

En el evento participaron Fred Headon, presidente del CBA Legal Futures Initiative de Canadá y Asistente General de Air Canadá; Chris Bentley, director Ejecutivo del Legal Innovation Zone de Ryerson University en Toronto, Canadá y Daniel Linna, director del Centro de Innovación en Servicios Legales de Michigan State University, Estados Unidos quienes dialogaron sobre los cambios que está teniendo la abogacía y la necesidad de empezar a buscar qué es lo que los clientes necesitan y cómo dárselo de la forma menos costosa y sencilla.

Para Bentley, el consumidor de servicios legales está cambiando movido por las nuevas tecnologías y la rapidez con la que avanza el mundo. 

“El consumidor quiere una solución a su problema. Y quiere, que esta sea rápida, sencilla, entendible y transparente, y además a un precio asequible”, manifestó Bentley. 

Enfatizó su idea al explicar que más de la mitad de personas que van a las cortes en Canadá lo hace sin ser representado por abogados. “La razón no es que no tenga dinero para pagar, pues sí lo tiene, sino es porque no está dispuesto a gastar capital en un proceso que pareciera no tener final por lo complejo que lo hace el jurista”, dijo.

 Por su parte, Daniel Linna argumentó que si los abogados no transforman su forma de prestar el servicio se extinguirán. “El abogado debe enfocarse mejor en el cliente y en cómo darle valor a este. Debe olvidarse de la hora facturable y centrarse en cómo solucionar el problema, desarrollar el mejor proceso para cada caso, mejor si es de la mano del cliente”, expresó Linna.

Conforme con Headon,el nuevo abogado debe centrarse en escuchar:  “muchos abogados no le prestan atención a sus clientes. Creen que saben todo y que son muy buenos en lo que hacen por eso se olvidan de escuchar las inquietudes de sus consumidores. He ahí la falla más grande pues ahora los clientes quieren que las procesos se lleven a su manera y según sus tiempos”, concluyó.

Las Opiniones

Daniel Linna
Dir. Innovación Servicios Legales Michigan u.

“Los clientes de los servicios legales quieren una solución a su problema. Y quieren que esta sea rápida, sencilla, entendible y transparente, y además, a un precio asequible con su bolsillo”.

Chris Bentley
Dir. Legal Innovation Zone de Ryerson u.

“El abogado debe enfocarse mejor en el cliente y en cómo darle valor a este. Debe olvidarse de la hora facturable y centrarse en cómo desarrollar procesos que le den valor a sus consumidores”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.