Colprensa Lunes, 20 de julio de 2015

En el desfile participaron 3.000 integrantes del Ejército Nacional, 1.500 de la Armada Nacional, 980 la Fuerza Aérea Colombiana y 2.900 de la Policía Nacional. Cada fuerza mostró sus unidades especiales, que salvaguardan a la ciudadanía en todo el territorio nacional y dio un lugar especial a sus integrantes que han sido víctimas de las minas antipersona, quienes fueron recibidos con aplausos por el público invitado. 

El evento inició con la condecoración de los Brigadier General Mireya Cordón López, Ómar Rubiando Castro, Gustavo Moreno, Jaime Vega, William René Salamanca, María Paulina Leguizamón, Luis Danilo Murcia, Enrique Vargas y Francisco Javier Cruz, entre otros. 

Igualmente, recibieron la Orden al Mérito Militar Antonio Nariño el comandante de las Fuerzas Militares, general Juan Pablo Rodríguez; el director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, y el comandante del Comando Estratégico de Transición, general Javier Flórez. 

En la tarima de personalidades junto con el Presidente, quien llegó hacia las 10:06 de la mañana de este lunes, hizo presencia su familia; el Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas; la cúpula militar; la canciller María Ángela Holguín; el ministro de Salud, Alejandro Gaviria; el ministro de Justicia, Yesid Reyes; el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón; el ministro de Agricultura Aurelio Irragori y el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, entre otros. 

Sobre las 10:37 de la mañana inició como tal con una revista aérea en la que estuvieron presente cuatro helicópteros Black Hawk abanderados con los estándares de cada Fuerza. Y se presenció igualmente la revista de la Fuerza Aérea con aeronaves tipo arpía, A37 y Caza. 

También participaron en esta conmemoración como invitados especiales, por primera vez en la historia, los 200 mejores rectores y maestros de todo el país, por invitación del Presidente Santos como un premio a la excelencia educativa. 

El desfile se desarrolló en medio de una intermitente lluvia en la avenida carrera 68, entre calles 26 y 80, sin la presencia de la ciudadanía como público, hecho que difiere de otros años en donde era permitido público en ciertos lugares.