Sábado, 7 de julio de 2012

Tampoco ha sido útil que se demostrara que con la licencia de Construcción se habilitó a los propietarios de dicho proyecto para construir un horno crematorio sin que contara con la licencia ambiental pertinente.

Que se demostró que la curadora Urbana faltó a la verdad ante la autoridad ambiental Corpamag al certificarle a ésta que no extendió aprobación para la construcción de un horno en la licencia que emitió en respuesta al requerimiento que Corpamag hiciera en atención a las denuncias de los residentes vecinos, por la construcción de un Parque Cementerio con Hornos Incineradores. No ha sido suficiente con que la Secretaria de Salud Distrital reconociera en pleno debate ante el Concejo Distrital que no existe documento que permita inferir sobre la existencia y/o expedición de un acto administrativo que se parezca o asimile a el acto administrativo llamado Concepto Higiénico Sanitario ineludible aprobación de la administración para que dicho Parque Cementerio funcione. Tampoco ha servido que la misma Secretaria de Salud del Alcalde Caicedo Omar confirmara, en desarrollo del mismo debate, que tampoco existen Estudios de Impacto Ambiental sobre los acuíferos del sector. Tampoco ha servido que se hubiere demostrado que el lote donde se construiría el Parque Cementerio se encuentra intervenido por sobresalientes drenajes naturales de aguas, y que presenta una quebrada natural ubicada en la parte trasera del lote como lo confirmó, mediante diligencia de inspección ocular, funcionarios de Corpamag. Tampoco ha servido que la misma Corpamag hubiera advertido, mediante oficio 4.1 – 23 – 03 3841 de fecha 15 de diciembre de 2010, que la ubicación del parque cementerio en términos generales, representa una depresión para el sector de sabanas de Bonda y riesgo por la posible contaminación al cuerpo de agua superficial (aproximadamente a 300 mts) al no manejar adecuadamente las aguas residuales, industriales, residuos sólidos y emisiones. Adicional que el tema de las aguas lluvias es un punto a considerar en cualquier construcción que se pretenda ubicar en el área.

Que esta advertencia no era gratuita y se ajustaba a lo prescrito en el artículo 12 de la Resolución 1447 de 2009, con el cual se reglamentó la prestación de los servicios de cementerios, inhumación, exhumación y cremación de cadáveres, que precisa que los cementerios no podrán ser localizados en terrenos inundables o que reciban aguas drenadas de terrenos más altos y agrega, además, que el terreno para la localización de los cementerios debe contar con el suministro de agua, energía eléctrica y facilidades para el tratamiento, evacuación y disposición de residuos líquidos, sólidos y gaseosos. De nada ha servido que se hubiere demostrado que ese Parque Cementerio no contará con servicio público de Alcantarillado porque no existe en el sector, que tampoco hay un solo documento que sustente el adecuado manejo de las aguas residuales de ese 'negocio' y que a la fecha no cuenta con licencia para efectuar vertimientos a las quebradas y el río manzanares por parte de Corpamag a pesar que así le fue solicitado. Como si se le hablara a una inútil pared se ha documentado que los cadáveres son capaces de volverse contaminantes peligrosos; ya que el proceso de descomposición de un cuerpo da origen a un líquido llamado nechrochurume, el cual es eliminado durante el primer año posterior a la inhumación pudiendo ser absorbido por el agua y que por medio de la lluvia puede afectar los acuíferos superficiales y freáticos.

Pero aún así el Alcalde de Santa Marta permanece callado, inmóvil casi arrodillado a los intereses de los dueños de este Parque Cementerio quienes a pesar de todo lo anterior siguen vendiendo lotes, ofreciendo entierros y ya hasta se aseguraron, con la misma complicidad oficial, de verter sus desechos líquidos y aguas sobrantes a las quebradas de las Sabanas de Bonda y al río manzanares con total impunidad.

No estamos solo ante crímenes ambientales, estamos frente a la más monstruosa forma de poner a beber a los samarios literales aguas de muerto: gracias a esta Alcaldía cómplice y criminal.

Alejandro Arias

Consultor

alejandroarias@dialnet.net.co