Alcaldía de Bogotá

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Johnny Giraldo López - jgiraldo@larepublica.com.co Jueves, 17 de mayo de 2018

El ministerio de trabajo y los jueces laborales vigilan el despido de un trabajador

La legislación colombiana vela por los derechos de los trabajadores y contempla fueros especiales para defenderlos en situaciones de vulnerabilidad. No obstante, estos beneficios no tienen alcances ilimitados ni los hace inmunes a los despidos con justa causa.

Suena impopular, pero los jefes también tienen derechos. A pesar de que algunas de las obligaciones de los empleados estén contempladas en el Código Sustantivo del Trabajo, no hay una legislación clara en defensa de los empleadores.

Según la experta María Paula Romero, abogada asociada de CMS-Rodríguez Azuero, “la mejor estrategia de una empresa siempre será confrontar las situaciones en donde se evidencien los abusos de derecho, acudiendo a los mecanismos procesales, por ejemplo: demanda, contestación, contrademanda o reconvención, e incluso las acciones penales de considerarse procedentes y extraprocesales, de acuerdo con el tipo de conducta abusiva y el tipo de fuero involucrado, en los cuales se advierta el abuso del derecho que de otro modo podría pasar inadvertido”.

Es importante aclarar que hay mecanismos de prevención a los que los jefes pueden recurrir antes de despedir a alguien. Si notan que hay algún tipo de incumplimiento o ausencia de productividad, pueden realizar capacitaciones, entrenamientos y dar retroalimentaciones.

Ana Cristina Medina, abogada de Godoy Cruz, explicó que “si con estas acciones no se ha logrado que el trabajador cumpla con sus obligaciones laborales y por lo tanto, a juicio del empleador, se hace necesaria la terminación del contrato, el empleador solo podrá acordar dicha desvinculación, un mutuo acuerdo en donde el trabajador establece que es consciente de sus derechos y aun así manifiesta su voluntad de terminar el contrato, o adelantar la gestión respectiva ante la autoridad”.

Los procesos para desvincular a un empleado se vuelven más difíciles cuando los protege algún tipo de fuero. Los cinco tipos de protección que define la ley son la de maternidad, sindical, circunstancial, después de haber puesto una queja por acoso laboral, de salud y la de prepensionado.

Los casos de desvinculación a una empleada que esté cubierta por el fuero de maternidad, necesitan un permiso previo del Ministerio de Trabajo.

En cuanto al fuero sindical, el empleador debe interponer una demanda ante un juez laboral que determine si la causa del despido es justa.

Una sentencia de la Corte Suprema de Justicia en 2018 abrió paso a que los jefes puedan terminar el contrato de forma directa con un empleado que tenga protección reforzada por la salud, sin embargo, la sentencia es muy reciente y aún no se ha probado como argumento en los estrados judiciales. Los demás tipos de protección pueden ser vigilados por un juez laboral.

Además, “los procedimientos disciplinarios laborales pueden llevarse a cabo por parte del empleador a través de Recursos Humanos”, concluyó Romero.