Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • David "Chato" Romero

lunes, 10 de abril de 2017

La Corte utilizó grabaciones de las zonas comunales de la unidad residencial, a las cuales dio validez por tratarse de un espacio semi-privado, en donde se evidenció cómo los vecinos utilizaban adjetivos que se refieren a la orientación sexual diversa de una forma peyorativa y con una clara motivación descalificatoria. Por ejemplo, en una de las grabaciones aportadas por el accionante se observa cómo en medio de una tensión personal, una de sus vecinas, entre otros improperios, hace referencia en varias ocasiones a la palabra “maricón” para ofenderlo. Otra discusión que acogió la Corte también tiene frases como “los maricas vuelan”. 

Además, el caso se basó en un hecho de exclusión de la unidad residencial que buscó simbólicamente tratar al demandante como persona no grata. Al respecto, el tribunal sentenció quees inconstitucional y “abusivo” este tipo de situaciones.  La Corte señaló que es un caso de evidente discriminación, no solo porque los términos que se usan, sino porque encierran una serie de estereotipos y prejuicios que tienden a la invisibilización de conductas arbitrarias. 

Finalmente, la Corte ordenó a los vecinos “cesar de manera inmediata cualquier acto de discriminación ejercido en contra del señor (…)” y “abstenerse de hacer alusión a la orientación sexual de cualquier residente con el propósito de ofender y/o agredir, a través del uso de epítetos insultantes y/o descalificatorios”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.