Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa miércoles, 23 de septiembre de 2015

Éste estaría relacionado con el tema de la justicia, y aunque tal información no se confirmó, sí se señaló que a última hora el presidente de la República, Juan Manuel Santos, les pidió a sus negociadores que retornarán Cuba, casi una semana antes de iniciarse el ciclo 42 de conversaciones (28 de septiembre).

Las versiones informales señalaron que se habría acordado una pena uniforme para los guerrilleros y que éstos aceptarían concentrarse. Nada ha sido confirmado o desmentido.

Expertos consultados por Colprensa se atreven a apostar por dicha versión, al punto que señalan que dicho anuncio se quiso hacer durante la visita del papa Francisco a Cuba; pero por el protocolo trazado por la Santa Sede no fue posible.

Lo cierto es que en el marco del límite fijado por el presidente de la República, Juan Manuel Santos, para repensar el proceso de paz y tomar decisiones al respecto, se escuchan estas voces, además del retorno de los negociadores a La Habana (Cuba).

Hoy, casi tres años después de darse a conocer los primeros pasos de lo que acontecía en busca de la paz con la guerrilla de las Farc (15 de octubre de 12), se ha recorrido buena parte del camino. Y de concretarse el anuncio de acuerdo en justicia, como lo menciona el analista León Valencia, se estaría desatando el nudo entre las partes, y así poder avanzar en los puntos restantes.

“Tengo entendido que eso es cierto”, dijo Valencia sobre el presunto acuerdo y añadió que en su consideración el anuncio se hará pronto. “Esto es dar un salto en la negociación, pues se salva la preocupación que había tanto en el lado del gobierno y de las Farc, y allana el camino para el cese bilateral de las hostilidades y nos acerca mucho más a la terminación del conflicto”.

Para el coronel (r) y catedrático Carlos Alfonso Velásquez, de confirmarse este anuncio lo que sucede es que estamos a un paso de la paz. “Si se integran la justicia transicional con la comisión de la verdad, lo que resta es muy poco. Esto haría que se superara el principal escollo”, dijo.

Lo que se ha aprobado son acuerdos que se podría decir qué es lo que va a suceder hacia el futuro, y el tema de la justicia es mirar cómo se arregla el pasado, además de definir las responsabilidades. “En este punto el proceso es irreversible, pues lo que resta es la implementación y las Farc dejan de ser relegadas, sino que deben participar en este proceso. En este punto estamos a un paso de terminar el conflicto”, afirmó el catedrático.

POR LOGRAR

En la ruta aún queda pendiente el acuerdo sobre la refrendación, el desarme y la desmovilización; además de la implementación de los acuerdos. Claro, se suma el acuerdo sobre justicia, que no es oficial y en el que están tanto las penas para los guerrilleros, el sometimiento de éstos y la reparación y el tratamiento integral a las víctimas, la terminación del conflicto y la dejación de las armas.

En esa vía, desde mediados de este año y con la intención de avanzar de manera más ágil se dispusieron dos mesas técnicas (una con enfoque de género y otra con presencia de militares activos y jefes de la guerrilla), para que analizarán cuál será la mejor manera de buscar ese “máximo de justicia que permita la paz”, de cara al fin del conflicto.

A pesar de todo, y de tres acuerdos alcanzados, se mantiene la versión de las partes acerca de que “hasta que todo esté acordado, nada está acordado”.

LO LOGRADO

NARCOTRÁFICO Y CULTIVOS ILÍCITOS

En mayo del año pasado las partes dejaron en claro cuáles serán los compromisos puntuales de la insurgencia, el Gobierno y la propia comunidad para combatir el flagelo del narcotráfico.

El desminado, la entrega de rutas, la nueva política anti-restitución y las estrategias para bajar el consumo de drogas, son algunos de los puntos del que en su momento fue el tercer gran acuerdo entre Gobierno y Farc. En el convenio se estipula que se dará vía libre al Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito, para eliminar de manera definitiva y sostenible estos cultivos y la ilegalidad asociada a estos en todo el territorio.

Así mismo, se creará una política criminal que concentre sus capacidades en la investigación, judicialización y sanción de los delitos asociados a cualquier organización criminal relacionada con el narcotráfico, en especial aquellas que en los territorios constituyen una amenaza para la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz.

POLÍTICA DE TIERRAS Y DESARROLLO AGRARIO

Luego de anunciar la primera tregua unilateral, el 26 de mayo de 2013, tras varios retrasos y casi seis meses después de iniciar las discusiones, se logró el primer acuerdo, en el primer punto de la agenda de negociación, sobre la política de tierras y desarrollo agrario.

En un hecho histórico, el primer tema en discusión en Cuba tuvo como aspectos fundamentales el acceso y uso de la tierra, la formalización de la propiedad, establecer una frontera agrícola y promover la protección de zonas de reserva, así como generar programas de desarrollo con enfoque territorial y mejorar la infraestructura y adecuación de tierras.

De igual forma, se propuso potenciar el desarrollo social basado en la salud, educación, vivienda y la erradicación de la pobreza y brindar estímulos a la producción agropecuaria y a la economía solidaria y cooperativa mediante la asistencia técnica, subsidios, créditos, generación de ingresos, mercadeo y formalización laboral.

PARTICIPACIÓN POLÍTICA DE LAS FARC

Tras 16 rondas de discusiones, las delegaciones concretaron un segundo acuerdo, esta vez se trató de la participación política del grupo subversivo, aspecto que provocó la polarización del país ante la posibilidad de que los exguerrilleros puedan llegar a cargos de elección popular. El seis de noviembre de 2013 se presentó a la opinión pública el documento donde quedaron firmados los derechos para el ejercicio de la oposición política en general y las garantías de protección a guerrilleros que se vinculen a la democracia.

Entre los acuerdos alcanzados se encuentran las Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz. Esta forma de participación se creó para promover la integración territorial y la inclusión política de zonas especialmente afectadas por el conflicto, para que durante un periodo de transición estas poblaciones tengan una representación especial de sus intereses en la Cámara de Representantes. Así mismo, se estableció un sistema integral de seguridad para el ejercicio de la política de los miembros de este grupo guerrillero.

Como otro punto se acordó la creación de una comisión para el estatuto de garantías. Aquí se plantea que se citará a un evento nacional a los voceros y representantes de movimientos políticos, para crear una comisión que establezca los parámetros del estatuto de garantías para los partidos que se declaren en oposición. También se conformará una misión de expertos para que evalúe la organización y el régimen electoral en el país.

Aunque ya se firmó un acuerdo parcial, la reglamentación del Marco Jurídico para la Paz y la posibilidad que se abriría para la participación en política de guerrilleros acusados por delitos de lesa humanidad, es un tema caliente que revivirá cuando en Cuba se discuta el punto de justicia transicional.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.