Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Juliana Ramírez Prado - jramirez@larepublica.com.co miércoles, 13 de mayo de 2015

La gran pregunta, dijo Miguel García, codirector del Observatorio de la Democracia de UniAndes, es si esta situación seguirá así, o si la desconfianza alguna vez le pegará significativamente al imaginario de la negociación de paz.

Respecto a los resultados de otras encuestas como la Polímetrica de Gallup donde se nota una baja al apoyo del proceso de 17 puntos, García explicó que se debe a la coyuntura de recolección de datos y muy seguramente refleja el efecto  al ataque de soldados  en el Cauca, pero “pasado un tiempo es posible que los niveles de apoyo regresen a los que visualiza el Barómetro de las Américas en 2014”.

En el informe se muestra que la confianza en el Gobierno Nacional se ubicó en 44,3%,  del Congreso, en 38,9%, y en el sistema de justicia en 43%.

García aseguró que esta situación además se complementa con el aumento en la percepción de la corrupción (59,5%), impunidad (60,8%) y solo un 10,5% de encuestados considera que la economía está mejorando.

En ese entorno, si bien los entrevistados apoyan el proceso con las Farc, 38,6% consideran que no se va a solucionar en un periodo de un año y en la misma medida no habrá una desmovilización definitiva de esa guerrilla.

German Sahid, docente de ciencia política y gobierno de la Universidad del Rosario, manifestó que “no siempre el proceso de paz está vinculado con las instituciones porque finalmente quienes están negociando son personas y   no se puede tener desconfianza en lo que no se conoce. Ese precisamente es el mayor problema de la negociación: la desinformación. Si no es porque el expresidente Uribe dice que se está negociando  en La Habana muy posiblemente  se mantendrían ocultas”.

Adicional, Sahid expresó que realmente la gente no apoyaría el proceso porque existe una gran desconfianza en un Gobierno que fue elegido con postulados de Uribe pero fue reelegido con una ideología diferente y adicional,  las Farc, no han mostrado intenciones reales de querer poner fin al conflicto”.

Por su parte, el analista político Libardo Orejuela, afirmó que entre las razones fundamentales que respaldan en apoyo al proceso evidenciados en la encuesta, se destaca que “llevamos más de 50 años en conflicto y no se resolvió. El expresidente Uribe prometió después del Caguán que acabaría con la guerrilla, pero tampoco pudo”.

Y agregó, “cuando después de tanto tiempo ningún adversario ha podido acabar con el otro, eso se llama empate técnico, es ahí cuando la guerra se barbariza. Los colombianos están ya cansados de esto y  a pesar de la impaciencia el inconsciente cognitivo de los ciudadanos ven en el proceso, ¡la esperanza!”.

Orejuela aseguró que pese a las criticas  estas son  las negociaciones  que “más han avanzado  y salvo el suceso del Choco y del Cauca, la guerra ha perdido escala”.

Elecciones y desmovilización
Al menos 7 de cada diez personas encuestadas estuvieron en desacuerdo con que el Gobierno entregue espacios de representación política a desmovilizados de las Farc, así como desaprobaron que los excombatientes pudieran organizar un partido político.

En consecuencia, si un desmovilizado de las Farc se presentara como candidato a las elecciones locales de 2015, se quemaría en el intento pues 80,5% de los consultados no votaría por él.

En el panorama contrario, si un desmovilizado llegase a ganar una alcaldía, las opiniones están polarizadas, ya que aunque 48,5% no aceptaría,  41,8% sí lo haría.

El pesimismo  fue el protagonista en la pregunta ¿qué tan posible cree usted que el proceso de paz que realiza actualmente el gobierno con las Farc conducirá a la desmovilización definitiva de este grupo guerrillero?, pues 38,6% lo considera  nada posible  y 37,2% lo ve como poco posible.

La estrategia de gobierno en función de la paz, no lo blinda en otros escenarios. De acuerdo al informe, la economía y la seguridad siguen siendo las preocupaciones más importantes. Sin embargo, se observa que ceden espacio a otros temas coyunturales como la corrupción y las protestas.

Las opiniones

Miguel García
Coordirector observatorio de la democracia Universidad de los Andes

“Los encuestados mantienen el apoyo mayoritario a la democracia como la mejor forma de gobierno, pero están insatisfechos con cómo funciona en Colombia. Esto se une a una caída en la confianza en las instituciones y la baja aprobación del Presidente”.

Germán Sahid
Docente ciencia política y gobierno de la Universidad del Rosario

“No siempre el proceso de paz está vinculado con las instituciones porque finalmente quienes están negociando son personas. Adicional, no se puede tener desconfianza en lo que no se conoce y ese es el mayor problema del proceso que se lleva en la Habana: la desinformación”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.