Juicio a Uribe

Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Colprensa

viernes, 17 de mayo de 2024

La expareja del testigo Juan Guillermo Monsalve intenta este viernes ser parte del potencial juicio por soborno a testigos y fraude procesal

La médica Deyanira Gómez, expareja sentimental del testigo Juan Guillermo Monsalve, intenta este viernes ser parte del potencial juicio por soborno a testigos y fraude procesal del expresidente Álvaro Uribe, quien se convierte en el primer expresidente colombiano en enfrentar una audiencia de acusación.

El abogado de la mujer, Miguel Ángel del Río, argumentó ante la Juez 44 Penal de Circuito que Gómez ha sufrido persecuciones por parte del exmandatario desde que comenzó el proceso en su contra, y que el abogado Diego Cadena constantemente la buscó.

Acudiendo a interceptaciones ordenadas por la Corte Suprema de Justicia mientras investigaba a Uribe, Del Río dio cuenta de las conversaciones en las que Cadena le informaba al exjefe de Estado que se comunicaba Gómez.

Los argumentos expresados por el jurista son los que en el pasado adujo para incluirla en el juicio contra el abogado Cadena. Entonces y ahora alegó una persecución que la llevó a asilarse en otro país juntos sus dos hijos, uno de los cuales es de Monsalve.

En noviembre del año pasado, la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá decidió, en segunda instancia, reconocer a Deyanira Gómez como víctima en el proceso penal que se adelanta contra el abogado Diego Cadena, y que ya arrancará con la etapa de juicio oral cuando los jueces determinen.

Gómez es la expareja del exparamilitar preso Juan Guillermo Monsalve, a quien presuntamente Cadena presionó, por instrucción del expresidente Álvaro Uribe, para cambiar su testimonio, en el que ha señalado al expresidente de ser parte del paramilitarismo en Antioquia.

La tesis del caso es que Cadena presuntamente le ofreció dinero y beneficios jurídicos a varios exparamilitares. Entre ellos, Juan Guillermo Monsalve, expareja de Gómez, con el fin de que señalaran al senador Iván Cepeda en vez de al exsenador Uribe.

La decisión del Tribunal de esta semana revocó un fallo inicial que el Juzgado Tercero del Circuito había tomado el 25 de octubre, rechazando la solicitud de Miguel Ángel del Río, abogado de Gómez.

La petición de Del Río fue respaldada por la Fiscalía. Tanto el ente acusador como la defensa argumentaron que, por cuenta de las acciones de Cadena, Gómez fue despedida injustificadamente, recibió hostigamiento y tuvo que salir del país por su seguridad.

El abogado de Cadena, Iván Cancino, se opuso a la solicitud. Entre sus reparos estuvo el que no era claro que la motivación para dejar Colombia era un exilio originado por el proceso contra su defendido o contra Uribe.

El Juzgado Tercero, a su turno, asumió que “si existieron amenazas, atentados contra la integridad, seguimientos, persecuciones en contra de Deyanira Gómez, se dieron por su condición de testigo”.

“La condición de testigo genera esas afectaciones en muchas ocasiones, pero esa afectación no deviene del delito como tal”, agregó el juez, en un argumento que no compartió el Tribunal.

Tras una apelación de Del Río, Iván Cepeda, la Fiscalía y la Procuraduría, la Sala Penal del Tribunal se pronunció en favor de Gómez. El ente judicial repasó las amenazas, intimidaciones y persecuciones que presuntamente recibió por la información que le entregó en su momento a la Corte Suprema de Justicia, que investigaba a Uribe por fraude procesal y soborno.

"Se trataría de episodios todos conexos", apuntó el Tribunal, que se opuso a considerar a las intimidaciones como hechos aislados. "Todo es una continuidad o, si se quiere, eslabones de una misma cadena, no la sucesión de hechos incondicionados e intervalos vacíos, por lo que la relación causal entre el injusto y el daño no puede desconocerse", explicó la segunda instancia.

La intención de intervenir en el proceso de parte de Gómez llega porque ella recolectó pruebas contra Diego Cadena, pues grabó las conversaciones que tuvo con él y de las que él, luego, le hablaba al expresidente Uribe.

En esas charlas, Cadena le pedía cambiar su testimonio y el de Monsalve, algo a lo que ella se opuso al impedir que el exparamilitar entregase un escrito de retractación a la Corte Suprema. "Esa obstrucción", de acuerdo con el Tribunal, "sería la causa de la forma en que ella resultó perjudicada".

Tal perjuicio se desarrolló en varias maneras, como en acoso laboral o judicial, según la defensa de Gómez. “En ese orden de ideas, ha de concluirse que Deyanira Gómez Sarmiento sí tiene legitimación en la causa —o, si se prefiere, la calidad de posible víctima—".

Este viernes, Del Río añadió a sus argumentos que el expresidente Uribe en su cuenta de X ha señalado a Gómez en distintas ocasiones, lo que "le sigue ocasionando" daño a su vida. Además, le pidió a la juez del caso que ordene "detener las amenazas" que, asegura, ha recibido su defendida. El abogado Jaime Granados rechazó los señalamientos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.