Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Simón Granja - sgranja@larepublica.com.co jueves, 30 de octubre de 2014

Aperitivo de whisky de 15% v.a., en sus presentaciones de 50 ml, 350 ml, 750 ml y 1000 ml es el producto que la sociedad Septimana pretendía distinguir por medio de la marca Drinky Shot. Sin embargo, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) decidió negarla puesto que es confundible con el signo ya registrado Drinki de la Procesadora de Alimentos Kris.

“Si solamente existe una letra de diferencia entre dos marcas en cotejo, y éstas además identifican productos y servicios con conexión competitiva, la SIC declarará en 99% de las veces que existe un riesgo de confusión para los consumidores. Los logos, tipos de fuente y demás arandelas en los signos pasan a un segundo plano frente a la posibilidad de una confusión ortográfica o fonética entre el público consumidor”, según explicó el abogado especialista en propiedad industrial Eduardo Varela de Cavelier abogados.

La solicitud de la marca la presentó Septimana el 5 de septiembre de 2012 y una vez se publicó el extracto que así lo informaba no se presentaron oposiciones, sin embargo la SIC está en laobligación por el artículo 150 de la decisión 486 de la Comunidad Andina a realizar el análisis de registrabilidad de todo signo solicitado a registro.

Durante el estudio, fue cuando la Dirección de Signos Distintivos encontró en su base de datos que existe una marca con la cual podría existir riesgo de confusión o de asociación.

La marca Drinki que distingue los productos comprendidos en la clase 32 de la Clasificación Internacional de Niza, es decir, cervezas, aguas minerales, gaseosas y otras no alcohólicas; bebidas y zumos de frutas; siropes y otras preparaciones para hacer bebidas, está registrada desde 2002 por la Procesadora de Alimentos Kris.

Al cotejar ambas marcas, la Dirección dijo que se generaría confusión indirecta, “pues sin duda alguna la presencia de los términos Drinky en los signos cotejados causa irremediablemente en la mente del consumidor una idea de asociación entre los producto que ambas distinguen”.

“En cuanto a la conexidad competitiva, es decir, la relación entre productos, aunque se encuentran en clases Niza diferentes, los canales de comercialización y promulgación son los mismos, aumentando así el riesgo de confusión”, explicó el profesor de propiedad industrial de la Universidad de la Sabana, Juan Carlos Martínez, y añadió “la SIC siempre busca las similitudes y no las diferencias entre las marcas, esto con la finalidad de proteger al consumidor”.

“La razón por la cual las cervezas están en la Clase 32 y no en la Clase 33 -donde tradicionalmente se clasifican las bebidas alcohólicas- obedece al hecho de que las cervezas también se pueden vender y ofrecer en el mercado en una versión sin alcohol”, dijo Varela.

Por los argumentos anteriores, el signo solicitado la Dirección decidió que se encuentra incurso en la causal de irregistrabilidad establecida en el artículo 136 literal A de la Decisión 486.

Ante la negativa, Septimana apeló argumentando que Drinki significa beber en inglés o bebidas en polaco, mientras que Drinky es una marca de fantasía que no tiene significado, además, la consonante Y otorga distintividad al signo.

A pesar de los argumentos de la defensa, el superintendente delegado para la propiedad industrial José Luis Londoño, dijo estar de acuerdo con la decisión de la Dirección, y la confirmó, negando de esta manera el registro de Drinky Shot.

Opiniones

Eduardo Varela
Abogado especialista en propiedad industrial de Cavelier Abogados

“La SIC siempre ha tenido la tesis, correcta en mi opinión, de que las cervezas de la Clase 32 comparten los mismos canales de distribución de bebidas alcohólicas de la Clase 33 como el whiskey. De hecho, se encuentran en la misma sección de bebidas”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.