Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Johana Lorduy martes, 8 de octubre de 2019

Entre los posibles escenarios se encuentra la medida de aseguramiento

Hoy, es el llamado a indagatoria del expresidente y actual líder del Centro Democrático Álvaro Uribe por parte de la Corte Suprema por los supuestos delitos de soborno y fraude procesal. Estos son los distintos escenarios que pueden acontecer con o sin la presencia del congresista ante la Sala.

Primero entendamos cómo funciona el sistema colombiano. De acuerdo con el abogado penalista, Iván Cancino, en Colombia hay dos sistemas procesales. El primero que es acusatorio, que se rige con la Ley 906, y que aplica para todo el mundo; y el que se rige con la Ley 600, que aplica para los congresistas en algunos hechos.

Bajo el sistema de la Ley 600 se llamó a indagatoria al senador Uribe, el cual podrá hace uso de su defensa, contestar una serie de preguntas y presentar pruebas. No obstante, pese a que esta citación no es “obligatoria” en derecho penal a diferencia del civil, el derecho a guardar silencio  es sagrado  “y se podría guardar silencio”, pero  el líder del Centro Democrático deberá asistir.

Entre los posibles escenarios, y del panorama incierto, Cancino, señaló que pasada la indagatoria, la Corte deberá resolverle la situación jurídica al exmandatario en 10 días. Es decir, deberá determinar si se le dicta medida de aseguramiento o si, por el contrario, se sigue con la investigación.

“La resolución de la situación jurídica puede tener varios aspectos: el primero es que se le dicte una medida de aseguramiento, privativa de la libertad en una cárcel o en su domicilio o puede ser que no se le dicte ninguna medida y se siga adelante con la investigación, o también que no se le dicte ninguna medida y precluir el caso, es decir, que no se podría volver a abrir el caso”, explicó Cancino.

Además, en el caso de que el exmandatario no se presente por alguna razón a la citación, según Hernán Olano, abogado constitucionalista y director del departamento de Ética de la Universidad la Gran Colombia,  no se aplicaría la confesión, es decir, “que se daría por cierto los hechos que le fueron imputados durante el proceso, por lo que es importante que haga presencia en la diligencia convocada”.

De acuerdo con un artículo de Colprensa, el analista Jorge Iván Cuervo destacó que, las marchas y la misma indagatoria del expresidente podrían tener como resultado un ambiente de mayor polarización en el país, que podrían terminar en disturbios o enfrentamientos.

Sin embargo, el experto señaló que la máxima instancia jurídica queda con una presión muy complicada porque una de las facultades que esta tiene es dictar orden de captura ahí mismo, pero que debido a la influencia social y política que existe alrededor de este caso, es poco probable que lo haga.

Por su parte, John Mario González, experto político, alejándose un poco del planteamiento de Cuervo, sostuvo que este efecto solo sería probable en el caso de que el Alto Tribunal tomara la decisión de detener al expresidente y actual senador Álvaro Uribe, pero este escenario, según expresa, es poco probable.

Por el contrario, el experto González agregó que es más viable que el hecho no pase de una simple marcha a favor del uribismo o de una tendencia momentánea en la red social Twitter, en medio de este tormenta política.

Este pasado fin de semana en diferentes ciudades del país hubo marchas a favor del expresidente Álvaro Uribe. Sus seguidores se reunieron por varias horas en calles de Medellín, Cali, Cartagena y Barranquilla, especialmente, para manifestarle su respaldo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.