Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Lunes, 26 de agosto de 2013

María Carolina Lorduy, directora de la Cámara de Alimentos de la Andi, está de acuerdo con la medida de la SIC, porque considera que la publicidad de Colanta sigue siendo engañosa para los consumidores.

¿Es necesario que el Invima analice la calidad de las leches?
No jugaría ningún papel, en teoría, a menos que se le pidiera que hiciera pruebas para ver si la leche de Colanta es pura y las otras no. El Invima ya ha tenido un papel previo, en el sentido de que si las otras están en el mercado, es porque ya lo ha aprobado. Si no, no estuvieran.

Pero Colanta sostenía en su comercial ser la única…
Si Colanta cree que tal o cual leche no es pura, que lo denuncie ante el Invima.

¿Está de acuerdo con la medida cautelar de la SIC?
Colanta había dicho que la publicidad era por tres semanas y que tenían planeado cambiarla. Y la cambiaron. Sin embargo, la medida es apropiada porque la publicidad sigue siendo engañosa, ya que señala que es la única leche pura que se comercializa en el mercado, lo cual es falso. Es una estrategia publicitaria desleal. Aunque se recorte el comercial, queda la idea en la mente de los consumidores. El daño ya está hecho para las demás empresas

¿Sólo Alquería ha adelantado acciones ante las autoridades?
Además de Alquería, las demás empresas afiliadas a nosotros están evaluando qué acciones tomar. De todas formas, la Superintendencia puede establecer de oficio unas multas importantes para una empresa que está haciéndole daño al mercado y a los consumidores.

¿Cuáles son esas demás?
Obviamente el comercial hace clara evocación a dos marcas.

¿A Cuáles?
A Alquería y Alpina. Esas son las que se ven afectadas directamente. Sin embargo, todas, absolutamente todas las que hacen parte de esta Cámara, han manifestado su inconformidad. Las acciones legales son ya de cada empresa.

¿Puede haber algo más detrás de esta publicidad?
Creemos que esto es parte de una estrategia muy bien planeada de esta empresa, para sacar y perjudicar a sus competidores. Si bien la competencia se trata de esto, se debe ejercer por métodos legales y leales. Cuando pasa a terrenos ilegales o desleales, ya no es competencia, como presionar a las autoridades.

¿En qué consiste la estrategia de Colanta, según usted?Todo indica que se trata de sacar del mercado a algunos productos de los demás competidores. Dentro de esa estrategia hay varias acciones: otra es cerrarle el paso a los insumos que usan los competidores. Y por último encontramos esta cereza sobre el ponqué, la cual es una publicidad abiertamente engañosa y desleal.

¿A qué se refiere con presionar a las autoridades?
A un proyecto de reglamento que está en curso en el Ministerio de Salud, en el cual ni los productores de leche ni el resto de la industria están de acuerdo, y que al parecer está siendo impulsado por esa empresa. Ese reglamento se trabajó durante dos años y medio en el Consejo Nacional Lácteo. De ese trabajo salió un borrador que no tiene nada que ver y en el que pareciera que los únicos productos que se pueden comercializar, si se llegara a expedir ese reglamento, son los de Colanta. El resto, no.

¿Hay alguna forma de resarcir el daño que usted menciona?
No sé si del todo, pero Colanta podría salir a decir que cometieron un error. Si les parece muy grave, decir que lo que quisieron decir no es que sean la única, sino que comercializan leche pura como lo hacen otras empresas. Ahora, resarcir el daño cuando en una publicidad das toda la idea, es complicado. Para el consumidor el daño ya está hecho, sobre todo cuando son alimentos básicos y productos sensibles como la leche.

¿Cuál es la moraleja de este pleito?
Si no nos sentamos todos, lo que va a acabar este sector no es un tratado comercial, si no nosotros mismos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.