Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Katherin Alfonso - kalfonso@larepublica.com.co sábado, 9 de septiembre de 2017

Durante el encuentro con sacerdotes, consagrados, consagradas y seminaristas el papa Francisco dio su discurso más largo desde que llegó al país.

Tras la eucaristía celebrada en el aeropuerto Enrique Olaya Herrera, el Papa Francisco, visitó el Hogar San José, donde departió con los niños y luego se dirigió a La Macarena donde se reunió con miembros del clero y sus familias. Después de escuchar a varios representantes, dio un discurso donde resaltó el papel del dinero en la vida de las personas.

La frase más contundente fue: "como lo dije ya en otras ocasiones, el diablo entra por el bolsillo" como un llamado a mantener los pies en la tierra a representantes de la Iglesia y a los religiosos y nos dejarse llevar por los intereses económicos.

Además aseguró que no se puede servir a Dios y al dinero, siendo este un factor que puede ir contra de los valores de la Iglesia, que deben estar orientados a una actitud de servicio y despojo. Afirmó: "que todo nuestro estudio nos ayude a ser capaces de interpretar la realidad con los ojos de Dios, que no sea un estudio evasivo de los aconteceres de nuestro pueblo, que tampoco vaya al vaivén de modas o ideologías".

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.