Juliana Ramírez Prado - jramirez@larepublica.com.co Viernes, 9 de diciembre de 2016

Yuliana Andrea no tenía porque salir en titulares de prensa por el atroz crimen al que fue sometida presuntamente por Rafael Uribe Noguera. Ella merecía salir en la prensa porque pese a ser indígena, pobre y desplazada, logró superarse en sus estudios.

¿Qué pretendía el presidente del Senado Mauricio Lizcano y el representante Efraín Torres, al radicar la semana pasada proyectos de ley de cadena perpetua para violadores cuando saben que el año legislativo termina el 16 de diciembre y que la iniciativa nacería muerta? ¿tener más entrevistas diarias?

Presidente Juan Manuel Santos su agenda es muy apretada, pero recuerde que hace dos años, tras la muerte de la senadora Jiménez, usted prometió seguir luchando por los derechos de los niños y no ha cumplido. 

Después de una semana del atroz crimen que no puede quedarse engrosando la estadística frente a legisladores y mandatarios inmovibles, queda recordar que el pulso está puesto también sobre la justicia. Ojalá en este caso no prime, como vienen denunciando los ciudadanos, “una justicia estratificada”. No se trata de género, se trata de nuestros niños. #Niunomás#YosoyYuliana