Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Laura Vita Mesa - lvita@larepublica.com.co jueves, 1 de octubre de 2020

El Ministerio Público señaló a los investigados de utilizar maniobras dilatorias para evitar el desarrollo de la diligencia disciplinaria

Hoy empezó el juicio disciplinario a los policías Harby Rodríguez Díaz y Juan Camilo Lloreda en la Procuraduría General de la Nación, por presunto abuso de autoridad en la muerte de Javier Ordoñez.

La diligencia empezó en controversia pues los exuniformados manifestaron que renunciaban la defensa de oficio que les asignaban y solicitaron aplazar la audiencia, alegando no tener abogados de confianza, asegurando además no habían sido debidamente notificados.

Sin embargo el procurador delegado para la Fuerza Pública lo calificó de maniobra dilatoria, y rechazó el aplazamiento por considerar que los correos electrónicos evidenciaban que habían sido notificados.

“Esta Procuraduría no debe permitir maniobras dilatorias aduciendo que no se recibió la copia de la providencia mediante la cual fueron citados a audiencia (…) esta Procuraduría tendrá por cierto que fueron notificados hasta tanto se demuestre lo contrario”, dijo.

Al momento de leer los cargos por los que son investigados los expatrulleros, el delegado del ente discipliario leyó un documento que indica que hubo extralimitación de sus funciones porque, "según el concepto de este despacho, no existía una estricta necesidad para su actuar (…) debió fomentar el respeto por los derechos humanos y la protección de las personas”.

Además, señaló que la evidencia recopilada para indicar que los expolicías abusaron de su autoridad “injustificadamente sobre el señor Javier Ordoñez, situación que no cuenta con la estricta necesidad, proporcionalidad, y razonabilidad que legitiman el uso de la fuerza”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.