Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa lunes, 9 de septiembre de 2013

En los próximos días, el Gobierno Nacional y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) iniciarán formalmente diálogos de paz, pero en una mesa diferente a la que se está realizando actualmente con las Farc en La Habana, Cuba.

Así lo anunció el vicepresidente de la República, Angelino Garzón, quien dijo que “el Gobierno ha tomado la decisión de no mezclar peras con manzanas: ha tomado la decisión de que el diálogo con la guerrilla del ELN se va a hacer separado a la guerrilla de las Farc”.

El funcionario también instó a las guerrillas de las Farc y el ELN no solo a un cese del fuego y de todo tipo de violencia, como el reclutamiento de menores, las minas antipersonal y el secuestro, sino a antes de finalizar este año se logren acuerdos concretos de paz con el Ejecutivo.

Conocida la decisión del Gobierno, el exprocurador general de la Nación, Jaime Bernal Cuellar, miembro de la Comisión Facilitadora de Paz, aseguró que con esta decisión “el Gobierno Nacional está demostrando que tiene un compromiso de alcanzar la paz, y que hay que buscar una fórmula integral para que cualquier tipo de acuerdo se pueda extender a los grupos alzados en armas.

Adicional a ello, el funcionario agregó que “esa es una manifestación clara y contundente del señor presidente de la República, Juan Manuel Santos, de que se quiere estructurar el proceso de paz”.

A su turno, la Iglesia Católica le pidió al ELN dar verdaderas muestras de paz.

“De esa manera se le dará credibilidad a los diálogos que se podrían iniciar en los próximos días”, afirmó monseñor Héctor Fabio Henao, director de Pastoral Social de la Iglesia Católica.

Entre tanto, el vocero de los comerciantes del país, Guillermo Botero, dijo que esa “es una excelente noticia para el país”, pues advirtió que si la paz se logra con todos los actores armados ilegales del conflicto, “el país reflejará un gran crecimiento económico”.

El anuncio del Gobierno se da pocos días después de que el ELN dejara en libertad al ciudadano canadiense Gernot Wober, a quien esa guerrilla secuestro a comienzos de febrero en el sur de Bolívar, y cuya liberación reclamó el presidente Santos como condición para iniciar acercamientos de paz.

Por ahora, no se conocen mayores detalles del lugar donde se realizarían las deliberaciones con el ELN, la logística ni muchos menos los equipos negociadores.

Se ha especulado que la negociación se realice en países como Venezuela y Brasil.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.