18 de julio de 2024
Suscribirse


18 de julio de 2024
Suscribirse
Actualidad

Escándalo de corrupción salpica al comandante de las Fuerzas Militares

16 de febrero de 2014

Germán Corcho Tróchez


Colprensa
Canal de noticias de Asuntos Legales

Las conversaciones que sostuvo el comandante general de las Fuerzas Militares, general Leonardo Barrero González, con un oficial detenido por falsos positivos sobre “no dejarse joder de esos hp fiscales” y “armarse como una mafia para denunciarlos”, es apenas una parte del nuevo escándalo que sacude al Ejército por presunta corrupción.

Los diálogos están detallados en un informe de la Revista Semana, publicados en su última edición. Son cientos de horas de grabación de entre 2012 y 2013, en poder de la Comisión de Acusaciones del Congreso, y que comprometen a generales, tenientes coroneles y coroneles.

En los audios se habla de la asignación de millonarios contratos de diferentes unidades militares, con ganancias de hasta 50%. Parte de los dineros tendrían como destino altos oficiales condenados y sindicados por su participación en ejecuciones extrajudiciales de civiles presentados luego como subversivos abatidos en combate, o falsos positivos.

El informe de Semana deja al descubierto que uno de los protagonistas de la presunta red de corrupción es el coronel Róbinson González del Río, quien es el oficial que conversa con Barrero.

González es sobrino del general retirado Rito Alejo del Río, condenado a 25 años de prisión por su complicidad en el homicidio del líder chocoano Marino López, asesinado en 1997 por paramilitares.

Además, el año pasado se conocieron unas conversaciones que habría tenido con el magistrado del Consejo Superior de la Judicatura, Henry Villarraga, a quien le pedía ayuda para que su proceso judicial se tramitado en la justicia penal militar y no en la ordinaria, como sucede. Villarraga acabó renunciando a su puesto, luego de estas revelaciones.  

Según los audios de Semana, el coronel González organiza contratos con generales y coroneles, y los pagos a subalternos presos por falsos positivos para que mantengan su silencio. También, de negocios con generales del Ministerio de Defensa de Ecuador o contratistas venezolanos. 

Igualmente, se mencionan beneficios de los dineros que el Ejército destina a las guarniciones militares para su funcionamiento y del presupuesto para la gasolina de los vehículos militares. Según la investigación, hasta tiquetes aéreos para militares son desviados para abogados de detenidos por falsos positivos, y se permite que los defensores usen vehículos del Gaula militar y se alojen en casinos e instalaciones oficiales.

Algunos de los audios que revela Semana, contienen la siguiente información:

EL GENERAL AMIGO

Varias llamadas comprometen al actual comandante de las Fuerzas Militares, general Leonardo Barrero. Las comunicaciones en las que el alto oficial conversa ocurrieron entre 2012 y 2013, cuando se desempeñaba como jefe del Comando Conjunto de Occidente, una de las unidades más importantes del Ejército.

El alto oficial conversa con el coronel Róbinson González del Río, quien desde esa fecha y hasta la actualidad está detenido y sindicado por un proceso de falsos positivos.

Varias cosas llaman la atención de los audios. En primer lugar, el general sabe que está llamando y recibiendo llamadas desde el celular de un preso, que no debería tener ese tipo de aparatos en la cárcel.

Es evidente que los dos oficiales son cercanos, a tal punto que el coronel González tiene dos de los números que usa el general, incluido su celular personal.

En otros audios, incluso una mujer que trabaja en el propio Ejército acude al coronel preso para que le ayude a ubicar al general. Esa cercanía se nota también en que el general acepta y realiza los favores que el detenido coronel le solicita.

No menos polémico es que el general se refiera en términos despectivos y vulgares a los fiscales que investigan a sus subalternos por falsos positivos e incluso les sugiere que “se organicen como una mafia” para denunciar a los fiscales.

Como si todo lo anterior fuera poco, en otras grabaciones el coronel González habla de la consecución de millonarios contratos del Ejército y menciona la supuesta anuencia de generales. Estos son algunos de los audios de las conversaciones con el general Barrero, quien en agosto del año pasado asumió como comandante de las Fuerzas Militares. 

EL CONTRATO DE LOS $14.000 MILLONES

Esta es una de las conversaciones en donde el coronel Róbinson González del Río habla con su socio ‘Eduardo’ sobre dos contratos en la división de asalto aéreo del Ejército que, según él, le prometió el general Cabrera.

Con el primero de esos contratos, por más de 3.000 millones de pesos, tuvieron un problema, pues según la charla, el general Mejía habría ordenado que le fuera asignado para “apoyar” a un oficial detenido en una cárcel militar.

Frente a esta situación hablan sobre la forma como sería adjudicado y repartido un segundo contrato por valor de 14.000 millones de pesos. Una de las estrategias para ganar la adjudicación de contratos sería mediante la figura de contratación directa reservada, que esencialmente es a dedo.

EL COMBUSTIBLE DE LOS FALSOS POSITIVOS

Las grabaciones muestran cómo parte de la gasolina del Ejército, que debería estar destinada para vehículos oficiales, se utiliza en carros particulares y oficiales que tienen a su servicio algunos de los presos.

En unas diez guarniciones –y con el visto bueno de oficiales de esas unidades– se constata cómo son desviados los recursos y en ocasiones son consignados en cuentas particulares.

Algo similar ocurre con el dinero de los viáticos para viajes de las misiones de los militares, el cual también termina en manos diferentes.

¿Quiere publicar su edicto en línea?

Solo envíe su Edicto o Aviso de Ley, y recibirá la información para su publicación
Comprar ahora
Contáctenos vía WhatsApp

ÚLTIMA EDICIÓN IMPRESA