Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Reuters lunes, 16 de agosto de 2021

La Comisión de la Verdad dijo que con base en su misión de esclarecimiento, escuchó los aportes de Uribe y los someterá a análisis

El expresidente Álvaro Uribe planteó el lunes la posibilidad de declarar una amnistía general para resolver el desequilibrio judicial del país, en el que algunas personas pagan largas condenas y otras siguen libres o reciben sentencias menores pese a la gravedad de sus delitos.

El exmandatario, quien gobernó Colombia entre 2002 y 2010, recibió en su casa campestre cerca del municipio de Rionegro, en el departamento de Antioquia, al presidente de la Comisión de la Verdad, el sacerdote Francisco de Roux, y a otros dos comisionados, pese a que al iniciar el encuentro reiteró que no reconocía la legitimidad de esa institución que surgió del acuerdo de paz con la desmovilizada guerrilla de las FARC.

"Este país de pronto va a necesitar una amnistía general, casi que un borrón y cuenta nueva", dijo Uribe en su diálogo con los integrantes de la Comisión de la Verdad en el planteó establecer el mismo beneficio o la misma pena para las personas acusadas de diferentes delitos.

El Gobierno de Uribe es criticado por las violaciones a los derechos humanos que se presentaron en sus dos periodos presidenciales, incluidas las ejecuciones extrajudiciales de civiles por parte de efectivos del Ejército que los presentaban como guerrilleros muertos en combate.

El exmandatario critica que los antiguos comandantes de la desmovilizada guerrilla de las FARC permanezcan libres, con derechos políticos que les permiten ejercer como congresistas, mientras que otras personas como militares estén condenados a largas penas de prisión.

Uribe aseguró que durante su gestión como presidente dio prioridad a las desmovilizaciones de combatientes de los grupos guerrilleros y paramilitares sobre las muertes, al tiempo que afirmó que siempre tomó decisiones frente a las denuncias y procedió a desvincular a militares señalados de violaciones a los derechos humanos.

También negó haber tenido nexos con los escuadrones paramilitares de ultraderecha y recordó cómo los combatió, impulsando un proceso que permitió la desmovilización de miles de integrantes de esos grupos que combatían ilegalmente a la guerrilla izquierdista, cuyos principales líderes fueron encarcelados y después extraditados a Estados Unidos.

Uribe es el cuarto expresidente colombiano que habla con la Comisión de la Verdad, cuyo mandato termina este año. Ernesto Samper y Juan Manuel Santos testificaron públicamente, mientras que César Gaviria lo hizo en privado.

La Comisión de la Verdad dijo que con base en su misión de esclarecimiento, escuchó los aportes de Uribe y los someterá a a análisis y contraste como ha hecho con los aportes de los demás expresidentes y personas que han entregado su verdad a la institución.

El acuerdo de paz firmado en 2016 con la desmovilizada guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para poner fin a un largo conflicto que ha dejado 260.000 muertos, permitió la desmovilización de unos 13.000 miembros del grupo rebelde, aunque algunos rechazaron el pacto y continúan la lucha armada contra el Gobierno.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.