Colprensa Viernes, 20 de diciembre de 2013

El fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, afirmó que su despacho sí tiene facultades para suspender transitoriamente el acto administrativo con el que la Procuraduría General destituyó e inhabilitó por 15 años al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

El jefe del ente acusador explicó que su despacho está evaluando cuidadosamente todo el proceso del caso Petro, y que de encontrar irregularidades, como por ejemplo extralimitación de funciones por parte del jefe del Ministerio Público, el Fiscal General tiene la potestad de suspender esa decisión administrativa.

“En caso de que un funcionario administrativo haya violado la ley, en casos de que haya existido un posible prevaricato o abuso de autoridad o extralimitación de funciones, en esos eventos la Fiscalía puede suspender temporalmente actos de la administración pública mientras se adelantan las investigaciones penales”, explicó Montealegre.

Según la Corte Constitucional, dicha facultad se da por la Sentencia T-489, la cual confirmó la competencia de su entidad para suspender los efectos de actos administrativos cuando esta determine que fueron fallados de forma contraria a la ley.

“Hablando hipotéticamente, si en la decisión respecto al Alcalde, se extralimitaron en sus funciones, se incurrió en un delito contra la administración pública, en ese evento la Fiscalía tendría la competencia para suspender la decisión de la Procuraduría”, añadió Montealegre.

De esta manera, el Fiscal General de la Nación confirmó que ya se abrió una investigación preliminar contra el procurador Juan Carlos Novoa, miembro de la Sala Disciplinaria, quien finalmente fue quien tomó la decisión contra el Mandatario capitalino.

El papel de la contraloría
Debido a que el fiscal Montealegre, y el vicefiscal, Jorge Fernando Perdomo, se encuentran recusados por la contralora, Sandra Morelli, en estos momentos el organismo de control fiscal no tiene quién la vigile.

Así lo aseguró el fiscal Montealegre, quien explicó que debido a esa situación las investigaciones penales contra Morelli se encuentran paralizadas, “ya se va a cumplir tres meses de la suspensión de las investigaciones”.

En ese sentido, el jefe del ente investigador agregó que se encuentra suspendida toda función de control sobre la Contralora General, incluyendo las investigaciones que podría adelantar la Auditora General de la República, debido a que ella también se encuentra recusada.

“Las investigaciones avanzaban por un buen camino para el esclarecimiento de la verdad, pero en el momento en el que se avanzaba con celeridad y con buenas perspectivas de éxito, abruptamente por la recusación se paralizaron las investigaciones”, explicó.

Sin embargo el Fiscal General aseguró que la conducta de la Contralora no se puede juzgar, debido a que tiene todo el derecho de ejercer su defensa, “puede establecer estrategias de defensa”.

Por lo cual el único que podría hacer control en estos momentos, es el Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez.

Así las cosas, será la Corte Suprema de Justicia quien en últimas tendrá que decidir sobre la recusación que la contralora Morelli interpuso en la Fiscalía.