Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Esteban Guerra - hguerra@larepublica.com.co martes, 7 de enero de 2014

En una investigación revelada por el portal Verdad Abierta, se conoció que el Fondo Ganadero de Córdoba se apropió ilegalmente de 4.000 hectáreas de tierras ubicadas en el Urabá Antioqueño.

Según la publicación, una serie de documentos y de testimonios recolectados indicaron que la cuñada de los hermanos Castaño, Teresa Gómez Álvarez, fue intermediaria de las ventas de las propiedades que no tenían títulos. Esas negociaciones se hicieron a nombre de miembros de grupos paramilitares.

Dentro del listado encontrado fuguran instituciones como el Ministerio de Agricultura, la Gobernación de Córdoba, además de los hermanos Carlos, Eufrasio, Fidel, Héctor, Vicente y Rumalda Castaño Gil.

A pesar de que la mayoría de los Castaño están muertos, en las actas siguen figurando como socios del Fondo, con una participación cercana a 0,1% de las acciones.

Uno de los hombres clave para llegar a esta conclusión es Benito Osorio Villadiego, quien se desempeñaba como gerente del Fondo Ganadero de Córdoba y actualmente está colaborando con la justicia.

El exgerente -cita Verdad Abierta- dijo que, “tras una reunión en 1997, la junta lo autorizó a comprar entre 4.000 y 5.000 hectáreas a un precio de $350.000 por hectárea. Por ese valor, aseguró, las únicas tierras que podía conseguir estaban en el Urabá, en donde era notoria la presencia de los paramilitares de los hermanos Castaño.

Luego de legalizar la compra, la dueña de las tierras fue la Reforestadora Industrial de Antioquia, una firma creada por la Gobernación de Antioquia, el Instituto para el Desarrollo de Antioquia y Empresas Públicas de Medellín, para desarrollar proyectos de reforestación.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.