Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa lunes, 26 de noviembre de 2012

Tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que le quitó mar territorial a Colombia, el presidente Juan Manuel Santos anunció que se está analizando, con un grupo de abogados, el retiro de Colombia del Pacto de Bogotá y así evitar nuevas pretensiones por parte de Nicaragua.

“El nuevo grupo de abogados conformado, está precisamente en eso (estudiando la posibilidad) y muy pronto se tomará esa decisión”, dijo el Jefe de Estado al término de la activación del Fuerte de Carabineros de Girardot. De retirarse del pacto de Bogotá o ‘Tratado de soluciones pacíficas para los conflictos entre las naciones’, estructura fundamental de la Organización de

Estados Americanos (OEA), Colombia podría proteger su territorio ante eventuales litigios internacionales. Por ejemplo, se libraría de futuros pleitos que están congelados, pero que pueden recobrar vida como la lucha con Venezuela por el Golfo de Venezuela o de Coquivacoa y con Costa Rica por la frontera marítima.

Opiniones divididas
Esa propuesta ya se había puesto sobre mesa por parte de congresistas y de la misma canciller María Ángela Holguín, quién incluso dijo que si “nos retiramos de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) (que tiene la jurisdicción en el tratado de Bogotá) Nicaragua va por una plataforma continental extendida. Tenemos que cerrar esa posibilidad”. Por su parte, la senadora del Partido Mira, Alexandra Moreno, sostuvo que al retirarse del pacto, Colombia se evitaría otra demanda que Nicaragua hace casi una década prometió. “Dijo que demandaría por la frontera marítima y luego, después de ganar, acusaría a Colombia de usufructuar su ecosistema marino, por lo que iría tras una indemnización”, subrayó.

Sin embargo, para el constitucionalista, Juan Manuel Charry, si Colombia decide salirse del pacto en este momento “no pasa nada” con el fallo que ya se emitió y por el cual fue cedida una importante área marítima a favor de Nicaragua, pero el país se estaría blindado a futuro. “Dejar el pacto ahora es tratar de limpiar la leche cuando ya se derramó”, advirtió.

Además, el politólogo, Enrique Serrano, indicó que esa decisión podría generar un reproche por parte de la comunidad internacional y problemas a futuro en materia de relaciones exteriores. Esto último teniendo en cuenta que Colombia, a través de la historia, siempre ha tenido la costumbre de respetar el Derecho Internacional.

Esto coincide con la opinión de otros analistas, que consideran que sería una decisión del Gobierno equivocada. Gabriel Misas, experto en temas internacionales, señaló que el retiro de Colombia de este acuerdo internacional no sería bien visto.

En ese sentido el analista señaló que “Colombia siempre se ha definido por cumplir los tratados para resolver los problemas internacionales”, por lo que la imagen nacional en el exterior se vería afectada.

La decisión sobre el posible retiro se dará a conocer en los próximos días.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.