Esperanza Santamaria - esantamaria@larepubica.com.co Sábado, 18 de agosto de 2012

De acuerdo con un sondeo realizado por LR entre expertos y comentaristas de la moda, (quienes pidieron no ser mencionados en este artículo), Louis Vuitton, Prada, Gucci, Giorgio Armani y Polo Ralph Lauren son a simple vista las cinco principales marcas más imitadas dentro del mercado.

Dicen que el éxito es de las experiencias más envidiables y contagiosas que puede existir en la vida, y aún más en los negocios. Así parece quedar en evidencia en el mercado, cuando el trabajo de prestigiosas casas de la moda  pasa de las pasarelas mundiales a las fábricas de imitación nacionales.

Los expertos consultados coincidieron en afirmar que los productos más vulnerables corresponden a accesorios como carteras y gafas, así como camisetas, camisas y franelas.

Lo anterior, aseguran, toda vez que estos elementos cumplen con características potencialmente atractivas para su imitación como lo son su tamaño, la variedad en su uso cotidiano, su constante renovación en estilos y tendencias y su facilidad para ponerlos en venta.

En un intento por conocer este fenómeno, la blogger y experta en moda, Catherine Villota, aseguró que la suplantación se da debido, entre otros aspectos, a que los accesorios constituyen el primer acercamiento a las grandes marcas de lujo, pues son elementos prácticos y de mayor popularización.

Para Villota, en el tema de las falsificaciones incluso se habla de categorías: la A y la B, donde la primera de estas corresponde a aquellas imitaciones que tienen mayor proximidad a la original, mientras que la segunda, por aspectos como la calidad y los materiales utilizados, dan significativas pistas sobre su falsificación.

Entre tanto, para el analista y gerente comercial de Raddar, Fabián García, las marcas prime son de las más apetecidas en este mercado, pues están en el top mind del consumidor. Sin embargo, García señaló que hay consumidores aspiracionales que quieren la marca y “saben que los productos no son originales sino similares, pero que les permiten mostrarlo como uno original”, dijo.

La realidad sobre este tema parece ser un secreto a gritos; sin embargo, a la hora de hablar de cifras y estadísticas que permitan detallar el problema y su magnitud esto se convierte en un tema vago y sin punto de salida, pues, la misma ilegalidad impide tener una estadística clara sobre el hecho, máxime cuando varias de estas no son denunciadas ante las autoridades por los mismos empresarios.

Al respecto, el gerente del Proyecto contra la Falsificación de Productos y Usurpación de marcas de la Andi, Nicolás Uribe Rueda, aseguró que si bien esta dependencia se encarga de trabajar contra la falsificación de productos relacionados con la salud y la vida de las personas, sí considera que debe haber un trabajo de articulación entre el sector privado y el público.

“Aquí no pueden haber empresarios que se quejen pero que no se atrevan a denunciar, pero tampoco pueden haber autoridades que no le presten atención a las denuncias de los ciudadanos o los empresarios”, dijo.

Para Uribe, es importante que los comerciantes colaboren con la identificación de las rutas y los lugares donde se comercializan los productos ilegales para que las autoridades puedan actuar.

Frente al tema de la ilegalidad, Uribe recordó que el Código Penal contempla delitos contra la propiedad intelectual como la explotación comercial y la usurpación de derechos de propiedad industrial, los cuales tienen penas que pueden ir desde un año y medio hasta los ocho años de cárcel.

En este mismo sentido, el superintendente delegado de propiedad industrial de la Superindustria, José Luis Londoño, aseguró que dentro de las acciones que pueden utilizar los titulares de las marcas, se encuentran también acciones civiles y administrativas que van de la mano con las penales.

“Una persona puede demandar por infracción de marca ante los jueces civiles o ante la SIC, si se trata de marcas, patentes o de bienes de propiedad industrial”, dijo.

Según Londoño, dentro de las infracciones se encuentra el uso de la marca en productos semejantes que puedan generar riesgo de confusión, ponerla en el comercio o ejercer actos de fabricación o preparaciones semejantes con la misma.

Recordó que en materia civil si el juez encuentra que hay un acto de infracción y con motivo de esto determina que hubo unos perjuicios,este podrá ordenar el pago de los mismos, los cuales pueden estimarse según el daño que logre comprobar la persona.

En cuanto a las acciones administrativas, conocidas como “medidas en frontera”, Londoño sostuvo que son solicitudes que se hacen ante la aduana para que, ante un producto que se considera una falsificación de una marca y que va a ser o está siendo importando o exportado pueda detenerse las acciones sobre el mismo mientras se instaura una acción penal.

Al respecto, la compañía Louis Vuitton hizo allegar a LR un comunicado sobre el tema, a través del cual considera que la falsificación es un negocio generalizado que atenta contra la economía global.

De acuerdo con la compañía, actualmente esta cuenta con un equipo global, con sede París, que trabaja en estrecha colaboración con los organismos de policía en el mundo. El fomento de este tipo de políticas parece ha sido uno de los pasos fundamentales que se ha dado en Europa pues, en Francia, incluso existe un comité contra esto.

Para la compañía, la mayor garantía de la que pueden hacer uso sus clientes es que sus productos solo se venden en las tiendas originales.

Las recomendaciones
De acuerdo con el editor de la publicación Condé Nast, Pablo Pries, quien asegura que todo producto que se precie de ser de lujo es exclusivo, considera que frente al tema de las imitaciones varios consejos podrían tenerse en cuenta.

1. Según Pries, en primer lugar y siguiendo la recomendación de Louis Vuitton, estos productos deben adquirirse directamente en las entiendas exclusivas de la marca, evitando lugares que terciaricen el comercio de los productos.

2. La segunda recomendación tiene que ver con la garantía, pues estas se caracterizan por ser extendidas “ningún producto que sea falsificado va a estar respaldado por una garantía de este tipo”, dijo el experto.

3.La calidad es uno de los factores claves para detectar un producto original. Según la experta en moda Catherine Villota, en el caso de las carteras la principal seña se encuentra en el forro de estos accesorios, pues sostiene, los falsificados por lo general no tienen en cuenta los materiales internos.

4. Ser minucioso puede volcarse a su favor, pues de acuerdo con los expertos, los terminados de los bolsos, así como las figuras y diseños particulares de cada una de las marcas tienen terminados finos y bien estructurados. De esta forma, haciendo uso de este ejercicio, podría detallarse diferencias sustanciales entre una camiseta Polo original y una que no lo es.

5. Estar informado es fundamental. De acuerdo con el analista Fabián García, conocer sobre la marca, sus últimas innovaciones y lanzamientos, los materiales que utilizan, ayudan a que una persona identifique con claridad el producto que está adquiriendo en el mercado. Sin embargo, este paso es realizado por un pequeño sector de los consumidores, quienes por lo general, resultan ser seguidores aficionados de las tiendas.

6. Finalmente hay que tener en cuenta que estas marcas se caracterizan por el lanzamiento periódico de temporadas que marcan las tendencias del momento.

Por esta razón, si una persona realmente quiere estar a tono con el último ‘grito de la moda’ de seguro también sabrá cuáles son las últimas novedades al respecto que han lanzado sus casas de moda de preferencia.

7. Recuerde que lo barato, sale caro. Así que desconfíe de un bolso, un accesorio o una prenda de vestir que tenga un precio considerablemente inferior a los montos que se manejan en el mercado, a menos que este pertenezca a una promoción de la tienda original.

Las opiniones

Pablo Pries
editor Condé nast

“Todo producto que se precie ser de lujo es exclusivo. Es aconsejable que las personas compren estos accesorios en las tiendas originales de las marcas y no en lugares que tercericen. También que tengan presente que las garantías de los originales son extendidas”.

José Luis Londoño
Superintendente delegado de propiedad industrial

“Una persona puede demandar por infracción de marca ante los jueces civiles o ante la Superindustria, si se trata de marcas, patentes o bienes de propiedad industrial. Dentro de las infracciones se considera el uso de la marca en productos semejantes que puedan generar confusión”.