Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Xiomara Mera lunes, 3 de octubre de 2016

Aunque al hacer la pública la solicitud hecha por Carlos Julio Guerrero Hernández no se presentó una oposición formal;  la Directora de Signos distintivos, María José Lamus, encontró  en el registro nacional de propiedad industrial que el signo solicitado podría tener riesgos de confusión con Efecty, marca que le pertenece a su hermana Luz Mary Guerrero Hernández.

El profesor de la facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario, Édgar León,  explicó que “la conducta conocida como confusión consiste en la composición de signos parecidos a otros, de manera que no puedan ser reconocidos o distinguidos fácilmente por el consumidor y en esta medida, dicha conducta puede ser realizada con o sin intención”.

Para determinar con exactitud si las marcas de los hermanos Guerrero podrían llegar a ser confundidas, la SIC realizó un análisis de registrabilidad. 

En la comparación entre los dos signos,  Lamus encontró que la marca  solicitada es compuesta e incorpora el elemento sobre el cual pesa la distintividad del signo previamente registrado.

Para el despacho, “dicha coincidencia dentro del mercado generaría confusión indirecta, ya que son ortográfica y fonéticamente similares”, precisó Lamus.

Como lo anterior no era definitivo para negar el registro,  se debía llevar a cabo la segunda fase del análisis de registrabilidad, el cual consiste en mirar cuáles son los productos que las dos marcas identifican.

Así las cosas, se evidenció que Efecty identifica seguros; negocios financieros; negocios monetarios; negocios inmobiliarios, que se encuentran en la clase 36 de la clasificación internacional de Niza.

Por su parte ‘Efectbank, su banco inmobiliario’, buscaba amparar gestión inmobiliaria, arrendamiento, venta, financiación de inmueble, agencia inmobiliaria, administración  de inmueble, comprendidas dentro de la misma clase,  por lo cual Lamus llegó a la conclusión de negar la solicitud de Carlos Julio.

El especialista en propiedad intelectual de la Universidad Externado, Pablo Andrés Delgado, no comparte la decisión tomada por la SIC ya que “toda vez que de un análisis comparativo en conjunto de cada uno de los signos señalados se encuentra que la marca mixta (Efectbank, su banco inmobiliario)  tiene elementos diferenciadores que posibilitan su distintividad frente a la marca Efecty”.

Carlos Julio Guerrero puede seguir en la contienda marcaria  contra su hermana si decide apelar la decisión  ante la Delegatura para la Propiedad Industrial.

Antecedentes

Efecty nació en 1998 como una empresa que se encargaba de realizar giros y remesas a nivel nacional. La idea nació cuando los hermanos Guerrero Hernández, dueños de Servientrega se percataron que las personas enviaban dinero dentro de los sobres, el cual muchas veces se perdía . Este negocio ha traído división dentro de los hermanos, hasta llegar al punto de haber demandas de por medio.

La opinión

Pablo Andrés Delgado
Especialista en propiedad intelectual

“No comparto la decisión  toda vez que de un análisis comparativo en conjunto de cada uno de los signos  se encuentra que la marca Efectbank su banco inmobiliario,  tiene elementos diferenciadores”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.