Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co Sábado, 20 de febrero de 2016

Las sanciones para ambas compañías implican multas de US$153,3 millones (€137,7 millones) según reseñó el Observatorio Internacional de Decisiones de Defensa de la Libre Competencia, Grupo de Estudios Económicos de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

“El objeto de la conducta por parte de las firmas productoras de autopartes investigadas fue la configuración de un cartel tendiente a coordinar ofertas de precios para licitaciones, de intercambiar información sensible y de asignar consumidores en el mercado”, aseguran los expertos de la SIC.

En este caso, se incumplen los artículos 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y el 53 del acuerdo del Área Económica Europea.

En este comportamiento hubo un tercer actor: Denso, pero por haber sido el delator e incitar a que las compañías confesaran su comportamiento, le fue condonada la totalidad de la multa.

Es usual, señala Camilo Pabón, asociado de Archila Abogados, y experto en competencia, que haya correlación en los comportamientos anticompetitivos entre empresas que están en varias jurisdicciones. Más allá de que sea parte de sus políticas globales, usualmente tiene que ver con decisiones de mandos medios, o regionales.

En el caso de Colombia  “lo que está investigando la SIC en carteles como azúcar, pañales y cuadernos es de directivos que a nivel regional y comerciales son los que tienen el poder de hacer que la conducta afecte más de una jurisdicción y que el cartel se dé en otros países y eso no depende de los más altos en la corporación sino de mandos medios”, aseguró el experto. 

La infracción a la libre competencia por las empresas se desarrolló durante seis años,  entre 2004 y 2010, y lo particular de este caso es que si bien los actos se dieron en los territorios externos de la Unión Europea, afectaron directamente a los consumidores pues “las partes eran vendidas directamente a empresas manufactureras de carros en el Área Económica Europea”. En este caso, como en los de resonancia internacional se aplicó lo consignado en el International Competition Network y lo que ha recomendado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), sobre la reincidencia y la gravedad de la multa en las infracciones de libre competencia, pero los actores obtuvieron beneficios por su colaboración. 

Sobre las tres marcas fichadas  y su posible vinculación en el mercado nacional Tulio Zuloaga, presidente de Asopartes, descartó que se pueda estar dando este comportamiento. 

“Solamente Mitsubishi está en Colombia y en realidad es un mercado que en el país está muy competido”, dijo. “De hecho hoy en día hay registro de más de 38.000 negocios de autopartes y hay libertad de precios”, concluyó.   

Programas
Debido a la sanción de la Comisión Europea la reacción de las empresas fue no solamente cumplir con la multa, sino además incluir en sus compañías programas y guías para que esta situación no vuelva a presentarse. En el caso de Hitachi se abrió una oficina de Compliance para revisar sus “reglas internas y externas” y Denso decidió iniciar auditorías internas que le permitiera tener un mayor control de sus empleados. 

Las opiniones

Camilo Pabón
Asociado de Archila Abogados

“Lo que investiga la SIC en carteles como azúcar y pañales es de directivos que a nivel regional y comerciales son los que tienen el poder de hacer que una conducta como la cartelización afecte más de un país”.

Tulio Zuloaga
Presidente de Asopartes

“De las tres compañías sancionadas solo Mitsubishi está en el país. Acá es un mercado muy competido pues hay más de 38.000 negocios de autopartes en toda Colombia”.