Ian Farouk Simmonds - isimmonds@larepublica.com.co Viernes, 19 de mayo de 2017

Esta es una de las reflexiones del abogado experto en temas de competencia, Carlos Uribe Piedrahita, director de la Maestría en Derecho Económico de la Pontificia Universidad Javeriana, quien en diálogo con AL explicó que la Superindustria todavía tiene un campo por explorar en cuanto a sanciones.

¿Cómo está Colombia en materia de competencia?
Se puede señalar que el país se ha trasformado positivamente. Los consumidores encuentran una mejor y mayor oferta de productos y servicios, irrumpen nuevos modelos de negocio, ingresan al país marcas de renombre, pero también tenemos que ser conscientes de que la supervisión, el control y la vigilancia de los mercados todavía está en déficit con las necesidades del país. Sin embargo, es importante mirar el vaso medio lleno.

¿La estructura de la SIC responde adecuadamente como autoridad en temas de competencia?
La institucionalidad de la Superindustria, desde mi punto de vista y respetando otras visiones, es el gran reto que debe afrontar el país frente a esta política pública de libre competencia. Es una institución que cada día tiene que afrontar mayores retos.

¿Qué falencias tiene en la actuación pública para prevenir prácticas restrictivas?
En materia de prevención de prácticas restrictivas, destaco una: el hecho de que la libre competencia sea protegida exclusivamente en la práctica a través de una autoridad administrativa y que nuestras instituciones son bastante centralistas, genera que algunos lugares del país se sientan inmunes a la intervención de libre competencia.  

¿Existen también falencias en la legislación colombiana frente a la de otros países?
Haciendo la salvedad de que no todo lo foráneo es bueno, nuestra legislación de libre competencia puede mejorar algunos aspectos. Desde el punto de vista institucional, una autoridad investigativa independiente que presente sus casos ante otro ente independiente, dinamizaría la visibilidad del investigador y desde lo sustantivo, nuestras normas tienen un problema serio de confusión entre género y especie.  

Cuando se aplican sanciones de cartelización, ¿considera que realmente son efectivas?
Hoy podemos decir que la normativa de competencia es tenida en cuenta por las empresas de forma más seria que antes, pues el aspecto sancionatorio de las normas de competencia también es reputacional, a parte de económico. Sin embargo, la SIC todavía tiene un campo por explorar, y es imponer sanciones acordes con los beneficios que generan las prácticas restrictivas.     

¿El exceso de intervención puede afectar el crecimiento empresarial?
Claro, afecta las dinámicas de los mercados y la misma competencia. Sin embargo, en materia de libre competencia, todavía estamos lejos de un exceso de intervención.

¿Qué rol juega la academia en esta área?
Es fundamental. Tanto las facultades de derecho como las demás, deben preparar a sus estudiantes con una visión más concreta de respeto a las normas del mercado, a la realidad colombiana, a la ética de la competencia. Otro se encuentra en dinamizar las discusiones sobre casos.

Antecedentes

En cuanto a la descentralización de la Superintendencia de Industria y Comercio, Uribe Piedrahita destacó que en este nuevo escenario es necesario reconocer que la mayoría de decisiones que toma la Superindustria recae sobre empresas que, por lo general, se encuentran fuera de Bogotá, y a eso se suma que la geografía colombiana es muy amplia. Razón por la cual, en algunas regiones apartadas no se siente que la institucionalidad esté o llegue como un instrumento disuasorio.