Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Eduardo Piraján jueves, 8 de noviembre de 2012

A partir del 7 de noviembre de 2012 la situación Legal de Interbolsa S.A Comisionista de Bolsa ante la Superintendencia Financiera de Colombia es “En liquidación forzosa”. Esto en palabras sencillas quiere decir que la firma comisionista más grande del país por nivel de activos desaparecerá del mercado dejando un gran vacío y una sensación de incertidumbre entre inversionistas y actores nacionales y extranjeros.

En un momento en el que la economía nacional atraviesa por uno de los mejores momentos de su historia, cuando las bolsas de las economías de mejor desempeño de la región se encuentran en pleno proceso de integración de sus mercados de capitales (MILA) y cuando todo parece ir por muy buen camino, esta noticia podría generar un malestar costoso para el país.

Si bien el caso de la comisionista es un caso puntual, en los mercados financieros es difícil hablar de casos aislados. Particularmente en un mercado financiero tan pequeño como el colombiano, cualquier movimiento inusual puede generar niveles de incertidumbre que terminen afectando no solo el comportamiento del mercado de capitales sino la economía en general.

La pérdida que más grande que se puede registrar no es la que tengan los clientes de la firma (quienes en realidad pueden ser los menos afectados),  o la que tengan los accionistas del holding, sino la pérdida que sufre el mercado en general en términos de confianza. Esta pérdida de confianza se podría traducir en pérdidas de valor para compañías que no tienen relación directa con Interbolsa ni con Fabricato, un eventual aumento de la percepción de riesgo país por parte de inversionistas internacionales y una mayor dificultad para la consecución de recursos por parte de compañías que tenían pensado hacer emisión de acciones en el mercado local.

Es en este punto en el que cobra vital importancia revisar el papel del Estado como regulador de las condiciones del mercado. La experiencia reciente de la crisis financiera internacional ha dejado ver que la falta de regulación y control puede terminar acarreando grandes pérdidas en los mercados.

Si bien Colombia se destaca como un referente regional por la forma como se ha manejado la regulación financiera, se debe dejar abierta la posibilidad de evaluar si aún hay espacio para refinar o complementar la actual reglamentación y de este modo prevenir situaciones que terminen generando un retroceso en el camino recorrido por el país en términos de formalización, profundización e internacionalización del mercado de capitales. Se expuso por parte de Interbolsa que su margen de solvencia estaba por encima del exigido por la normatividad actual (siguiendo los parámetros del acuerdo de Basilea), lo que deja ver claramente que esta medida no es suficiente cuando las operaciones realizadas por la firma incorporaron unos niveles de riesgo de liquidez que no pudo ser cubierto.

La liquidación ordenada por la Superintendencia Financiera  busca a través de la venta de los activos de la firma efectuar el pronto pago de las obligaciones que tiene con sus inversionistas y el mercado en general. En la medida en que esto se logre, y que las acciones tomadas por el Ministerio de Hacienda surtan efecto, el impacto final será minimizado y se logrará dar el mensaje correcto al mercado de que la autoridad actuó a tiempo y tomó las decisiones correctas.
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.