Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Daniel Rojas Castañeda - drojas@larepublica.com.co sábado, 22 de febrero de 2020

Para cumplir a cabalidad con sus funciones, la Sala Plena de la Corte debe contar con 23 magistrados, pero para decisiones con 16

La Corte Suprema de Justicia sigue sin ponerse de acuerdo sobre los candidatos que están postulados como magistrados a las diferentes salas de la corporación. Actualmente, quedan 16 jueces y el jueves de la próxima semana se retira del cargo Ariel Salazar, vicepresidente de la Sala de Casación Civil y Agraria, lo que dejaría a la Corte sin quórum para la toma de decisiones.

LOS CONTRASTES

  • Jaime Arrubla PaucarJurista colombiano y ex-magistrado de la Corte Suprema de Justicia

    “Yo creo que lo que necesita el sistema es una reforma a fondo, desde la constitución misma del poder judicial para evitar todos esos conflictos que se vienen presentando a raíz de nombramientos”.

  • Kenneth Burbano VillamarinDirector Observatorio Constitucional Universidad Libre

    “Me parece que ya hay una crisis institucional no solo en la Corte Suprema, sino en general en la justicia, con la falta de credibilidad y la desconfianza de los ciudadanos en sus jueces”.

Para cumplir a cabalidad con sus funciones, la Sala Plena de la Corte debe contar con 23 magistrados. Sin embargo, para la toma de cualquier decisión se exigen mínimo 16 togados. Esto quiere decir que la salida de Salazar provocaría una crisis institucional.

El exmagistrado de la Corte Jaime Arrubla señaló que el tribunal tiene varias alternativas para evitar dificultades en la corporación.

“Una la aplicó alguna vez en el año 2010, interpretando el reglamento y entendiendo que las dos terceras partes eran sobre los miembros, que en ese momento se encontraban y no sobre los 23. Si tienen 15, se lograrían hacer elecciones con 10 votos”, explicó.

Una segunda posibilidad para Arrubla sería reformar el reglamento, pero tampoco ha habido los votos suficientes para esta modificación, mientras que una tercera sería buscar una emergencia judicial para que la Corte no se quede atascada”.

Ante el “jaque” en el que se encuentra la Corte, la Sala Plena realizará una sesión extraordinaria el próximo 25 de febrero, unos días antes de la salida de Salazar, quien ha sido uno de los que más se ha opuesto a los candidatos presentados. En la sesión se van evaluar las tres vacantes que tienen en la Sala laboral, en las tres de la Sala Penal y una de la Sala Civil.

“Lo que no se puede admitir es la intromisión del ejecutivo en estos asuntos, como por ejemplo declarar un estado de excepción para que el presidente nombre los magistrados. Eso es violatorio de la división de poderes”, indicó Kenneth Burbano, director del Observatorio Constitucional de la Universidad Libre.

La Corte Suprema de Justicia es una entidad muy importante para el país, ya que a lo largo de los años ha sancionado las sentencias de varios hechos contundentes que cambiaron la forma de ver la política, la justicia y la opinión pública.

A razón de lo que está sucediendo ahora es posible que la entidad pierda su independencia y termine siendo objeto de decisiones políticas. Lo más importante es que se pueda tomar una decisión pronta, por lo menos de una vacante, para que se mantenga el quórum.

“Es importante completar las vacantes, porque los tribunales deben estar integrados en forma plena por estabilidad administrativa, seguridad jurídica y para poder tomar decisiones judiciales en forma pronta y adecuada”, recalcó Burbano.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.