Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillo Murcia - ncubillos@larepublica.com.co Sábado, 20 de febrero de 2016

Pero la situación hoy es verdaderamente preocupante. De acuerdo con el informe de Transparencia por Colombia, en el país nueve de cada diez empresarios considera que hay ejecutivos que ofrecen sobornos y que lo hacen en su mayoría disfrazados de gastos de representación. 

La falencia se encuentra también en las instituciones públicas pues “59% de los encuestados dicen que la principal motivación para ofrecer un soborno a funcionarios del sector público es porque los trámites y procedimientos son engorrosos y complejos”, asegura la entidad a través de una presentación sobre el tema. Un indicador que ha crecido, pues según el mismo documento “desde 2010, se ha presentado un aumento de 22 puntos porcentuales, pasando de un 37% a un 59% en 2014”.

Y en la cultura de los negocios, pareciera que si no se soborna se pierden oportunidades comerciales pues, según el estudio de Transparencia por Colombia, 58% de los empresarios lo considera así; lo que además está intrínsecamente ligado al afán de quienes tienen que cumplir con metas al interior de la compañía. Y lo más grave es que cuando se les pregunta sobre por qué lo hacen es una respuesta común la consecución de contratos, y el valor que se paga para ganar frente a los competidores es de 17,3% del contrato. 

Ahora incurrir en estas prácticas, más allá de una tacha a la reputación, implica importantes sanciones que podrían poner en juego la estabilidad de la compañía. Ahora sí habrá que cambiar el chip, porque la corrupción costará caro. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.