El Rey

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Johnny Giraldo López - jgiraldo@larepublica.com.co Martes, 15 de mayo de 2018

Fue la segunda empresa que más se enfrentó en la Superindustria

La Fábrica de Especias y Productos El Rey sigue siendo protagonista en la arena de los pleitos marcarios de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

El año pasado, la empresa de condimentos fue la segunda compañía del país que más enfrentó pleitos de marca después de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC). En total, fueron 69 los casos en que la compañía se opuso para hacer respetar su estatus notorio. En la mayoría de los enfrentamientos venció a sus contendores.

Juan Pablo Reyes Villamizar, abogado de Reyes & Reyes, quien además es el titular encargado de defender a El Rey, expresó “la importancia y la amplia presencia de la marca El Rey en el mercado nacional, ha llevado a la SIC a reconocer en varias oportunidades el carácter notorio de la misma, con la consecuente protección especial que amerita un signo de tal prestigio y declarado notorio”.

La empresa casi siempre obtiene decisiones favorables gracias a su estatus de notoriedad reconocido por la Superindustria. A las marcas notoriamente conocidas no se les aplican los principios de especialidad y territorialidad que rigen el de derecho. Por eso, la protección se extiende no solamente a los productos amparados, sino a cualquier otro, y ese fuero transciende las fronteras del país.

Este año, los resultados no han cambiado. En solo cinco meses, el signo del monarca ha hecho defender su exclusividad contra las empresas Burr, Rey de Copas y Reylo. Sus oposiciones han prevalecido porque la SIC considera que los solicitantes podrían causar un riesgo de confusión o asociación.

De acuerdo a Juan Pedro Arias, abogado asociado de BR Latina, “la protección que la SIC le brinda a la marca notoria El Rey es adecuada ya que al impedir el registro de estos signos similares protege tanto el prestigio y el reconocimiento de esta marca, como los esfuerzos del empresario por posicionarla”.

No obstante, explicó que el privilegio no debe excederse. “Lo que no puede permitirse es que el titular de la marca notoria abuse de su derecho y entorpezca la libre empresa al querer ampliar el espectro de protección hasta el punto de que cualquier similitud intrascendente cause la negación total de los solicitantes”, manifestó.

La palabra ‘Rey’ suele ser muy apetecida por los empresarios porque demuestra superioridad sobre la competencia y porque es genérica. En la Superindustria hay registradas 386 insignias con este nombre y al año se presentan más de 100 solicitantes con ese lema según el portal Sipi.

“Cuando una marca llega a tener un alto reconocimiento del público consumidor es común que terceros intenten aprovecharse de esta reputación a beneficio propio explotando una marca similar. De esta forma, buscan que los consumidores se confundan y compren sus productos o servicios en lugar de los del titular de la marca”, indicó Lola Kandelaft, asociada directora de CMS-Rodríguez Azuero explicó el porqué de las oposiciones, al indicar que proteger la marca de otras solicitantes es muy importante.