Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Colprensa

martes, 10 de junio de 2014

La Fiscalía General de la Nación recapturó al presunto hacker Andrés Fernando Sepúlveda, a quien un juez de conocimiento había dejado en libertad en la tarde del martes.

La captura se llevo a cabo a las 6:20 de la mañana de ayer en la residencia de Sepúlveda en el norte de Bogotá, diligencia en la que estuvo presente su esposa del implicado, la actriz Lina Luna Rodríguez, quien través de su cuenta en Twitter anunció la noticia.

En ese sentido el vicefiscal general, Jorge Fernando Perdomo, anunció que en las próximas horas ante un juez de control de garantías se realizará la nueva legalización de captura, imputación y medida de aseguramiento.

En esta oportunidad, la Fiscalía imputará el delito de concierto para delinquir, además de los que ya había endilgado: espionaje, acceso abusivo a un sistema informático, uso de software malicioso y violación de datos personales.

Con respecto a esta situación, el vicefiscal Perdomo, afirmó que la decisión de la juez 10 de conocimiento fue sorprendente, pues el ente acusador no esperaba tener que iniciar de cero el proceso contra el presunto hacker del proceso de paz.

“Hemos estado muy sorprendidos. Tomamos la decisión de ordenar una investigación sobre la conducta de la juez para determinar si incurrió o no en el delito de prevaricato por acción, porque no entendemos cómo con la evidencia que cuenta la Fiscalía se dejó en libertad a Sepúlveda”, dijo Perdomo. Y reveló las pruebas que la Fiscalía tiene en su poder contra Sepúlveda dan cuenta de su responsabilidad en las interceptaciones ilegales y el sabotaje al proceso de paz.

“Videos donde aparece Sepúlveda trasmitiendo información confidencial de Inteligencia a otras personas”, además confirmó que las grabaciones son legítimas pues “fueron verificadas por peritos del CTI en su autenticidad y se logró la identificación morfológica de quienes aparecen”. El vicefiscal también anunció que el ente acusador cuenta con otras grabaciones, bases de datos y testimonios que “dan cuenta del seguimiento sabotaje e interceptación a los diálogos de paz que celebran en la Habana, Cuba”.

Además de 33 equipos de cómputo, en donde según Perdomo se evidencian “bases de datos con información reservada perteneciente a diferentes instituciones, entre ellas la Dirección de Inteligencia de la Policía Nacional (Dipol) la Dirección de Inteligencia del Ejército, la Fiscalía General de la Nación y del grupo de inteligencia COA Comité Operativo de Dejación de las Armas en las cuales figura información personal y del núcleo familiar de desmovilizados de la guerrilla”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.