Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ana María Bedoya Jiménez - amabe2010@larepublica.com.co viernes, 15 de febrero de 2013

La disputa entre las sociedades Mederer y Procaps por la marca Trolli lleva más de 10 años. La primera firma, que tiene sede en Alemania, ha intentado de diversas formas ingresar al mercado colombiano con este signo. Hoy, las dos compañías enfrentan varios procesos ante el Consejo de Estado que están a la espera de ser definidos.

La historia de la marca Trolli en Colombia, se remonta al año 1993, fecha en la cual las sociedades Mederer Gmbh y Trolli Ibérica S.A., en su calidad de titulares internacionales de la marca Trolli y fabricantes de los conocidos productos ‘gomas de dulce’ iniciaron relaciones laborales con Procaps S.A.

De acuerdo con la abogada apoderada de la sociedad Mederer, Carolina Vera, la compañía alemana tenía relaciones comerciales con Procaps para la distribución de sus productos en Colombia años antes de llegar al país.

“Para efectos de la comercialización de los productos “gomas de dulce” marca Trolli” se constituyó, mediante Escritura Pública No. 3431, del 20 de octubre de 1993, la sociedad denominada Trolli de Colombia S.A., la cual cambió su nombre por el de Candycol S.A”, agregó. Además afirmó que de dicha sociedad hicieron parte como accionistas un grupo de sociedades manejadas por Rubén y José Minski, e igualmente integró la composición accionaria Herbert Mederer, actual representante legal de la compañía alemana.

“Los señores Minsky son accionistas mayoritarios de la sociedad Procaps, hoy titular de mala fe de la marca Trolli y de diversos signos de referencia usadas internacionalmente por la sociedad Mederer”, sostuvo Vera.

A partir del año 2001, la distribución que venía efectuando la sociedad Candycol S.A., empezó a ser realizada por la sociedad Procaps. Posteriormente, obtuvieron a su favor tanto la titularidad de la marca Trolli, como de diversos signos de referencia (Figurativas), “sin ninguna autorización ni consentimiento por parte de Mederer”, aclaró Vera.

“Una vez terminado el contrato de distribución, dada la apropiación de la marca Trolli, ha sido imposible para Mederer, hasta el momento, entrar al mercado colombiano para comercializar directamente las gomitas reconocidas a nivel mundial y le ha tocado hacerlo con la marca E.Frutti”, enfatizó la apoderada de la compañía alemana.

De esta forma, la compañía inició diversos procesos jurídicos para recuperar su marca y entrar con su nombre original al mercado. No obstante, en muchos de ellos, la Superintendencia de Industria y Comercio ha dado la razón a Procaps que argumenta la titularidad de la marca para evitar el registro de las gomitas de Mederer.

En la actualidad, hay alrededor de 20 casos para decisión del Consejo de Estado sobre la disputa de las empresas. Entre ellas, cursa una acción de nulidad y restablecimiento del derecho, mediante la cual Mederer demandó la nulidad de los actos administrativos que inscribieron el registro de la marca Trolli a favor de Procaps S.A. Además, interpusieron ante la Superindustria una demanda por competencia desleal, en dicha acción, la entidad resolvió que Procaps incurrió en un acto de competencia desleal de confusión. Esta sentencia se encuentra en trámite de apelación.
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.