S

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Luz Karime Grajales Cardona - lgrajales@larepublica.com.co miércoles, 30 de octubre de 2019

Se presume que el futbolista colombiano James Rodríguez utilizó esta práctica para tener a su último hijo Samuel

A propósito del debate público que se abrió en el país por el nacimiento del segundo hijo del futbolista James Rodríguez sin que se conociera de una pareja en embarazo, Asuntos Legales indagó las posibilidades que existen para alquilar un vientre en Colombia y la regulación existente para las mujeres en esta materia.

La figura jurídica que lo precede es la maternidad subrogada, que se entiende como una delegación de reemplazo de competencias. Según José Escobar, psicólogo clínico de Doctoralia, en el caso de la gestación el concepto se refiere a la madre que cede sus derechos sobre el niño o niña, partiendo de un acuerdo legal.

Sin embargo, en el país no existe una regulación específica sobre el asunto. La sentencia T-968 de 2009 es el pronunciamiento más cercano con la jurisprudencia existente. Esta indica que la maternidad subrogada no está regulada, pero tampoco está prohibida expresamente.

La decisión expresa que “la doctrina ha llegado a considerar la maternidad sustituta o subrogada como un mecanismo positivo para resolver los problemas de infertilidad de las parejas” y especifica la no regulación ni prohibición sobre la práctica.

Andrés Forero, abogado de Forero Medina manifestó su desacuerdo con esta medida. “Está regulada la adopción de menores como alternativa. El niño tiene derecho a un padre y una madre biológicos con los cuales tener los vínculos del parentesco. La maternidad subrogada o alquiler de vientres es negociar con la persona”.

Por otro lado, la ginecóloga de Doctoralia, Coralia Carrillo, demostró su respaldo en conversación con Asuntos Legales: “es un método seguro y un tratamiento exitoso para las mujeres que nacieron sin útero con condición genética o que lo hayan perdido por condiciones particulares que afectan el proceso natural de fecundación”.

La profesional de la salud también señaló algunas especificaciones como la importancia de que la mujer que quiera poner su vientre en alquiler se encuentre sana, la posibilidad de que sea un familiar y la incapacidad para abortar en caso de que la madre biológica se arrepienta.

Carrillo también resaltó que en Colombia existen unidades de fertilidad y reproducción humana reguladas por el Ministerio de Salud y el Invima para bancos de gametos y laboratorios de reproducción.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.