Gerardo Hernández Correa Martes, 7 de febrero de 2012

La tabla de mortalidad es una herramienta estadística que permite definir con base en la experiencia de mortalidad de una población, el tiempo promedio de vida restante o esperanza de vida que pueda tener un individuo que cumpla con unos requisitos de edad y sexo, estableciendo el número de años en exceso a la edad actual, puede esperar vivir, si los niveles de vida permanecen como constantes. Por consiguiente, la enunciada información se presenta como una herramienta que permite a las compañías de seguros de vida que exploten los ramos de renta vitalicia y seguros previsionales, proyectar el riesgo asumido y calcular las reservas que deben constituir para el adecuado manejo de los mismos. Por la importancia que reviste esta herramienta, y la conciencia del efecto fluctuante que esta presenta por elementos como el índice de natalidad y las afectaciones de la nueva tecnología en los campos de la medicina y la prevención, es que mediante artículo 45 del Decreto 656 de 1994 el legislador designa la competencia de fijar las tablas asociadas a los riesgos de vejez, invalidez y sobrevivencia a la Superintendencias Bancaria (hoy Superintendencia Financiera). Con lo anterior, se establece que las compañías que pretendan explotar los ramos referentes a los riesgos de muerte, vejez, invalidez y sobrevivencia deban utilizar las tablas de mortalidad, de invalidez de personas activas y de mortalidad de inválidos.