Juan José Parra Díaz Viernes, 30 de septiembre de 2016

Como la guerra significa un gasto de capital enorme, la paz nos brinda la oportunidad de poder pasar de financiar una actividad nefasta a invertir en un mejor desarrollo tecnológico para el país. De esta manera, los sectores donde no había posibilidad de llevar avances de este tipo, podrán beneficiarse, como por ejemplo, con la implementación de tecnología en el campo.

La innovación en el país se vería altamente incrementada, pues el Gobierno, al no tener la necesitad de desgastarse en una lucha infructífera, financiaría más fácilmente este tipo de proyectos. El saber que las posibilidades de tener un proyecto que sea apoyado por el Estado son más altas, actúa como un incentivo positivo para las personas, aparte de que más ideas serían soportadas, más serían creadas, aumentando la posibilidad de hacer hallazgos que traigan beneficios para la sociedad.

Otro aspecto sería la generación de soluciones tecnológicas en el país, pues en caso de alcanzar una paz absoluta, daría la oportunidad de dejar de lado la violencia e implementar acciones de innovación tecnológica, que no podrían surgir sin el apoyo necesario, puesto que se considerarían como innecesarias y no de atención inmediata para el Estado. Con una Colombia en paz, las soluciones tecnológicas aumentarán indudablemente y esto significará una certera mejora en la calidad de vida.

El tema investigativo se podría también ver beneficiado a largo plazo con la paz, a través de la educación, gracias al cese de la violencia, lo que, a lo largo de los años, comenzaría a mostrar sus frutos por medio de una generación más educada y con una visión más amplia, dispuesta a involucrarse cada vez más en el desarrollo tecnológico que comenzaría a abundar en el país.

Colombia comienza a mostrar una pequeña sección del gran horizonte de posibilidades que habría en caso de conseguir una paz absoluta, pues ‘la paz de Santos’, aunque tenga muchos aspectos negativos, quizás más que los positivos, no se puede negar que es un enorme paso para lograr el objetivo de todos los ciudadanos, ‘la paz de Colombia’.