Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co Martes, 7 de julio de 2015

Es “urgente el desescalamiento del conflicto (…) Instamos a las partes a restringir las acciones de todo tipo que causan víctimas y sufrimiento en Colombia e intensificar la construcción de medidas de confianza”, aseguraron los países garantes, Cuba y Noruega, por intermedio del vocero de la isla, Rodolfo Benítez.

Lo relevante de esta declaración  es que los garantes solo se han pronunciado en tres oportunidades anteriores: cuando se rompió el cese al fuego unilateral, cuando se dio el secuestro al general Rubén Darío Alzate y en esta oportunidad. Pero además, tiene de novedoso el anuncio de la puesta en consideración del cese bilateral del fuego, recordó Jorge Iván Cuervo, analista político de la Universidad Externado de Colombia.

Las Farc reaccionaron a través de un comunicado de prensa y señalaron que “en manos del Gobierno y de las Farc está la posibilidad de poner punto final, desde ya, a los choques armados y a las hostilidades. Se trata de un asunto de voluntad política que no se puede condicionar a exigencias de sometimiento penal, ni a exigencias prematuras de concentración de la guerrilla, ni de dejación de armas”. 

Camilo González Posso, director del  Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), sostuvo que lograr un cese bilateral se demorarán varios meses tras la toma de decisión y lo que hay que hacer por ahora es volver a los avances que ya se tenían.

“Hay una situación de emergencia para salvar el proceso y la única manera es que se tomen algunas medidas como el desescalamiento. Se puede volver al cese unilateral y el cese de bombardeos y así se gana tiempo para el cese bilateral”.

Las condiciones para que se dé el cese de las dos partes en confrontación tienen que ver con tres puntos, señaló Cuervo. Una restricción de movilización de las Farc, las garantías de seguridad  y la declaración de abandono de la violencia por parte de las Farc.

Para Luis Eduardo Celis, analista de Fundación Paz y Reconciliación, la negociación ya no resiste más tener dos carriles el de “conflicto armado y el de los diálogos, hay que poner uno solo, el último”. Pero lo más importante, señala, es un acuerdo sobre las víctimas para alcanzar el tan anhelado cese bilateral del fuego.

“Tener un acuerdo sobre las víctimas, sería la prueba de que se va a lograr un acuerdo global, con reparación, garantías y no repetición y justicia (pena privativa de la libertad)”, agregó.

Y concluyó, si “de aquí a septiembre no hay acuerdo en víctimas, se entraría en un momento decisivo”.