Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co lunes, 18 de mayo de 2020

La categoría que tuvo un mayor aumento fue la de fonogramas con 88%. Expertos recomiendan proteger los derechos de autor

El aislamiento social cambió la cotidianidad de las personas, e incluso, su forma de pensar. Sin embargo, para los artistas se convirtió en una oportunidad para crear. Según cifras de la Dirección Nacional de Derecho de Autor (Dnda) desde el 13 de marzo hasta el 30 de abril se registraron 12.577 obras, de las cuales 44% eran musicales o fonogramas, con 3.177 y 2.431 de registros respectivamente.

El total de registros que realizaron las personas estando en cuarentena es superior a las cifras de los últimos cuatro años. En concreto, la categoría que más aumentó en este periodo fue la de fonogramas, que creció 88,3% respecto al mismo periodo del año anterior; seguida de la de las obras musicales, que creció 12,4%.

El coach y psicólogo Néstor Dionissio señaló que “la fortaleza del ser humano se dispara cuando aparece la emoción del miedo, la tristeza, la ira, la rabia o la sorpresa, producto de la situación que genera el confinamiento, con lo que el deseo por sobrevivir casi que lo obliga a ser creativo”.

Esta sería una de las razones para que durante el aislamiento vivido por la expansión del covid-19 en el país haya aumentado el registro de esta categoría. Es más, algunos artistas han optado por compartir sus creaciones en redes sociales antes que en plataformas como Spotify o Apple Music.

LOS CONTRASTES

  • Carolina Romero RomeroDirectora General Dnda

    “El incremento es una prueba de que la creatividad en nuestro país es imparable y será una de las puntas de lanza para la reactivación de nuestra economía”.

Sin embargo, Luis Fernando Patrón, abogado de Cárdenas Vega Propiedad Intelectual, señaló que antes de colgar el contenido en las redes sociales, para seguridad del artista, es necesario consultar las políticas de propiedad intelectual de cada sitio.

“En la mayoría de casos, al aceptar las políticas se está autorizando la transmisión de los derechos patrimoniales de uso, distribución y reproducción de la obra e, incluso, en algunos casos, el derecho para realizar obras derivadas de la misma”, añadió Patrón.

Mauricio Maestre, fundador y senior partner de M&M Lawyers, señaló que a pesar de que la protección de la obra nace con su creación, para evitar conflictos con la titularidad, lo mejor es tener certificado el registro.

“El registro de obras ante la Dnda, aunque no es obligatorio, es el documento ideal para demostrar y acreditar la titularidad sobre una creación. Algo así como el título de la respectiva oficina de instrumentos públicos que acredita el derecho de dominio sobre un bien inmueble”, concluyó Maestre.

No obstante, no a todas las categorías les ha ido bien durante la cuarentena nacional puesto que otras redujeron el número de registros durante este periodo de aislamiento. Ese fue el caso de las obras literarias editadas, que cayeron 48%; las artísticas bajaron 49%; y las audiovisuales otro 72%. En estas tres categorías hubo 751 registros menos que durante marzo y abril de 2019.

“Quedarse en casa no es sinónimo de quietud o aplazamiento, es el tiempo perfecto para crear muchas más obras literarias y artísticas”, dijo la directora de la Dnda, Carolina Romero, a los diferentes artistas. Al igual, esta señaló que la creatividad será un punto clave para la reactivación de la economía en esta época de crisis.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.