Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla viernes, 14 de diciembre de 2018

Leonardo Espinosa fue designado por la Corte Suprema de justicia

Ayer fue el día en el que la Corte Suprema de Justicia escogió al fiscal ad hoc para el caso Odebrecht. Después de la polémica que causó la primera terna que presentó el presidente Iván Duque, el máximo tribunal por fin se decidió y escogió a Leonardo Espinosa, decano de la facultad de Derecho de la Universidad Sergio Arboleda, para encargarse de las líneas de investigación donde se declaró impedido el fiscal Néstor Humberto Martínez.

 

 

 

 

Espinosa recibió 17 votos de la sala plena. Según su perfil profesional y académico, cuenta con un amplio abanico de pergaminos dentro de la ciencia del derecho. Es abogado de la Universidad La Gran Colombia, es especialista en derecho societario y tiene un doctorado en derecho de la universidad española Alfonso X El Sabio.

Los casos que recibe Espinosa no son fáciles. La empresa Odebrecht está involucrada en cinco grandes casos de corrupción en el país. Estos son: la adjudicación del contrato Ruta del Sol Tramo 2; un contrato de estabilidad jurídica en la Ruta del Sol; la adición Ocaña-Gamarra; el contrato Tunjuelo-Canoas con el Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, y un préstamo irregular ante el Banco Agrario.

 

LOS CONTRASTES

  • Iván Cepeda Senador del Polo Democrático Alternativo

    “En esta situación hay una cuestión de esencia. El fiscal debió renunciar, pero dejó las investigaciones con una figura cargada de vicios e incompatibilidades; algo que complicará el desarrollo del caso”.


  • Guillermo Mendoza Exfiscal General de la Nación

    “El fiscal ad hoc coordinará a los 15 fiscales que están investigando los casos donde se declaró impedido Martínez. El punto acá es que tienen que ser muy precisos para evitar conflictos de competencia”.

 

Además de Odebrehct, las empresas involucradas son Episol, una filial de Corficolombiana (perteneciente al Grupo Aval) y Cass Constructores.

El primer reto que tendrá es administrativo. El fiscal ad hoc deberá coordinar una figura paralela a la del Fiscal General en un caso que involucra a múltiples factores. No hay claridad institucional frente a las funciones, ni la independencia del cuerpo técnico de investigación.

Guillermo Mendoza, exfiscal general dijo que esta figura podría traer cierto tipo de incompatibilidades. “El fiscal ad hoc coordinará a los otros fiscales que se encuentran investigando los casos donde se declaró impedido Martínez”, dijo el jurista, quien afirmó que el reto es poder consolidar una investigación independiente sin injerencia del fiscal general.

El segundo reto es político. El control ciudadano y las veedurías constantes frente a la investigación serán ‘pan de cada día’. La oposición declaró en reiteradas ocasiones que propenderá para la creación de un tribunal internacional que vigile el desarrollo del caso. Iván Cepeda, senador del Polo Democrático, dijo que “más que lo procedimental, acá hay un asunto de esencia. El fiscal debió renunciar y ahora deja la investigación con una figura llena de vicios”.

El último reto será jurídico. El caso de Odebrecht se generó como una mixtura entre la ley penal, la ley comercial y la ley internacional. En este caso se han judicializado a más de 91 personas. En veremos se encuentra el juicio contra el presidente de Corficolombiana y en coordinar acciones conjuntas para sancionar penal y disciplinariamente a los directivos de Odebrecht.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.