Viernes, 31 de agosto de 2012

El 28 de abril de 2011 advertí que la suerte, de cara a la ola invernal de la época, de los municipios de Guamal, El Banco, Plato, El Piñón y Remolino estaba echada y al final se terminaron inundando porque el río, con su creciente, no encontró una sola obra que lo detuviera.

 No obstante que tales obras habían sido contratadas por Cormagdalena con el Consorcio Colombia Humanitaria conformada por las sociedades bumanguesas Constructora V. C. Ltda. y Valco Constructores Ltda, mediante el contrato suscrito el 15 de diciembre de 2010 bajo el N.° 0-0061-2011. (Ver CONTRATO: http://sdrv.ms/PyuHtB)

Y dijimos que sobre este contrato el Diputado Eparquio Karey, en el debate celebrado el pasado 21 de marzo de 2011, expresó su preocupación respecto a las obras porque de su desarrollo se concluía que las cosas olían mal. De ello, en dicho debate, se dejó constancia que la administración departamental había sido informada.

Informé además que con apoyo en el Decreto 694 del 10 de Septiembre de 2010, por medio del cual el Departamento del Magdalena declaró la urgencia manifiesta con ocasión de la Emergencia Invernal registrada en el año 2010 y que trajo consigo inundaciones ocurridas a lo largo de las poblaciones ubicada en el margen derecho del Río Magdalena, la Gobernación de Omar Díazgranados contrató el cierre de las dos aberturas  que se presentaron en la vía que de El Piñón conduce a Cerro de San Antonio. Así como la habilitación del puente averiado en la vía que de El Piñón conduce al corregimiento de Cantagallar. La reconstrucción del predique afectado. El arreglo y realce de las estructuras para el control de inundaciones en el casco urbano de Salamina, la rehabilitación de los prediques afectados en el tramo desde Salamina hasta el corregimiento de Guaimaro.

De igual forma se contrataron la construcción de los tramos de diques requeridos para el control de inundaciones y protección de la vía existente entre Salamina y Guaimaro y la Construcción de diques para el control de inundaciones, protección y rehabilitación de la vía existente entre el corregimiento de Guaimaro y Remolino, entre otros. Pero no fue posible que se cumpliera con el propósito de amparar a estos pobladores, sus patrimonios y la riqueza productiva de esa región.

Y no se cumplió, porque así quedó consignado en el informe del interventor Jorge Gómez Castro quien hizo constar que el contratista estuvo, durante lo corrido del año del 2011 “a la espera de la autorización por parte del Señor Gobernador, General (R) Manuel José Bonnet Locarno para darle inicio a las obras consignadas en los numerales 1, 2 y 3 de susodicha carta de autorización”. No sobra puntualizar que estas obras y la interventoria fueron contratadas el 30 de noviembre de 2010. (Ver adjunto INFORME INTERVENTOR: http://sdrv.ms/M6clbY).

Ese 28 de abril además revelé otros documentos con los que demostraban que fueron oportunamente contratadas las obras para el “diseño y construcción de obras de control de inundaciones y proyección de orilla para la emergencia en el sector de Santa Ana hacia Santa Bárbara de Pinto en el Departamento del Magdalena” ordenada para su realización el 23 de noviembre de 2010 a la empresa Valco Constructores y Consultores Limitada. (Ver adjunto CANTIDADES DE OBRA: http://sdrv.ms/OkiouM).
 

Alejandro Arias

consultor