Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Reuters Martes, 19 de junio de 2018

El canciller mexicano, Luis Videgaray, exhortó a Washington a que permita la comunicación de los padres y los niños separados.

México condenó hoy la polémica política estadounidense de separar a padres inmigrantes de sus hijos en la frontera entre los dos países, calificándola de “cruel e inhumana” y llamó al gobierno del presidente Donald Trump a reconsiderarla.

Las separaciones de familias, documentadas en videos online de niños retenidos en jaulas, vuelven a poner a Trump en el centro de un escándalo sobre inmigración, un tema que prometió abordar como candidato y que ha trasladado a su administración.

El mandatario tiene previsto reunirse hoy con legisladores en momentos en que los demócratas sostienen que los niños están sufriendo un trato “bárbaro” y los republicanos avanzan tentativamente hacia una legislación que reduce, aunque no detiene totalmente, la práctica de separar familias.

“Quiero a nombre del Gobierno y el pueblo de México expresar nuestra más categórica y enérgica condena a una política cruel e inhumana”, dijo el canciller, Luis Videgaray, en una conferencia de prensa. “Claramente representa una violación a los derechos humanos”.

El funcionario agregó que han detectado 21 casos de menores mexicanos separados de sus progenitores, alrededor de 1% del total en albergues, pero precisó que la mayoría de los niños connacionales ya habían sido repatriados.

Videgaray exhortó a Washington a que permita la comunicación de los padres y los niños separados y pidió a la comunidad internacional condenar la medida, que está afectando en gran medida a familias centroamericanas de El Salvador, Honduras y Guatemala, que huyen de la violencia y la miseria.

El canciller mexicano dijo que el viernes se reunirá con funcionarios de esos países y que México está dispuesto a apoyarlos con el tema, aunque no puede ofrecer asilo. Entretanto, Trump criticó a México por no hacer “nada” para impedir que los inmigrantes ilegales lleguen a la frontera común.