Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Martes, 18 de septiembre de 2012

El ministro Consejero para el Diálogo Social, Luis Eduardo Garzón, dijo que su trabajo es a pie, que no tiene presupuesto ni cartera y que su cargo depende del éxito del proceso de paz que emprendió el Gobierno con las Farc.

Negó que haya diferencias con el vicepresidente Angelino Garzón, pero aclaró que va a hacer lo que le ordene su jefe inmediato, el presidente Juan Manuel Santos, en materia de paz.

Para Lucho es evidente que lo más importante del actual proceso es la definición de la agenda y considera que aquí “no nos estamos jugando ni lo divino ni lo humano”, sino que se trata de unas conversaciones que tienen un objetivo común.

El Consejero dijo que su ‘cartera’ no tiene burocracia, no tiene presupuesto, pero es un cargo que surge en un momento extraordinario y por el optimismo que tengo en el proceso de paz; mi permanencia en este cargo está determinado por el éxito o el fracaso de este proceso.

En cuanto a las condiciones para el fin de las hostilidades, manifestó que hay varios elementos positivos. El primero es que ya la lucha armada es exótica en el mundo y en América Latina, peor. “Creo que no hay oxígeno para ninguna guerra ni para justificar alguna acción armada. Segundo, creo que la sociedad colombiana ha optado, según las últimas encuestas, por darle una nueva oportunidad a esto que se llama diálogos por la paz. Un tercer elemento, que creo es absolutamente clave, es que en el propio Estado nos hemos dado cuenta que seguir gastando en guerra no es válido”, dijo el Consejero de Paz.
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.