Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Colprensa

lunes, 14 de julio de 2014

El mayor en retiro Carlos Ospina recorría presuroso las instalaciones de Expoeventos, el centro de ferias en la calurosa Barrancabermeja. No lo hacía para asesorar o implementar un sistema de seguridad para el lugar, lo hacía para ubicar a sus acompañantes para que estuvieran en las mesas que les correspondían en el marco del II Foro de Víctimas que se realiza por encargo del Gobierno y la guerrilla de las Farc que negocian la terminación del conflicto en La Habana, Cuba.

Ospina fue un oficial que vistió el uniforme y quien hoy en uso del buen retiro hace parte de la Asociación de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares (Acore) quienes por primera vez asistieron a un foro en donde se reúnen víctimas de todo tipo.

Allí con el mayor (e) Ospina deambularon durante los dos días de trabajo más de 400 víctimas de la violencia, entre ellos Deisy María Perea, una mujer morena, quien hace más de 15 años tuvo que salir de su natal Dorada, Caldas, luego de que el exparamilitar Ramón Isaza ordenara el asesinato de su hermano, la esposa de él y otros familiares más.

Hoy vive en otra zona roja de la violencia, Ocaña, Norte de Santander, pero es precisamente la tierra en donde ha superado su desplazamiento y se convirtió en una de las grandes líderes que buscan que el Estado atienda a los desplazados y que hoy buscan los beneficios de la Ley de Víctimas.

Tanto Ospina como Perea coinciden en que la firma de la paz no sólo debe llevar a que se firme la terminación del conflicto y el pago de una indemnización de sus seres queridos o de aquellos que murieron víctimas de los grupos violentos, dicen que se debe garantizar que haya verdad y reparación.

Conversaciones en La Habana

El Gobierno y las Farc se volverán a sentar en la mensa de diálogo hoy. Lo hacen después de un mes largo en el que las conversaciones frenaron para dar paso a la terminación del proceso electoral, como también para que se empezara a desarrollar este tema tras el acuerdo de las partes de iniciar su discusión.

Sin embargo, también está la expectativa por saber que han avanzado en el tema del punto de la justicia transicional, que es precisamente en el que se determinará qué tipo de penas llegarán a tener los guerrilleros de las Farc, en especial sus altos mandos.

El presidente Juan Manuel Santos se reunió con los negociadores del gobierno para dar un repaso a la agenda, pero también para reiterarles que este proceso debe avanzar, lo cual se volverá a decir en la mesa.

Trascendió que este reinicio las partes tomarán algunas de las sesiones para definir ese mecanismo de trabajo de la discusión de los dos temas, pero también para dar el espacio en tiempo para que lleguen, a mediados de agosto, las recomendaciones de las víctimas en los foros.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.