Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Esperanza Santamaria - esantamaria@larepubica.com.co miércoles, 20 de junio de 2012

La reconocida compañía de ropa Lec Lee S.A. ya no estará bajo control de la Superintendencia de Sociedades. Así lo determinó el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, que concluyó, en segunda instancia, que la entidad violó el debido proceso de la sociedad de origen llanero al someterla a esta figura.

La medida data de seis años atrás (2006) cuando el accionista y entonces representante legal de la compañía, Luis Eduardo Caicedo Parrado, denunció ante la Supersociedades lo que consideró un manejo irregular de las finanzas dentro de la misma.

El pleito se habría generado entre los hermanos accionistas de la compañía, según el abogado Felipe Pinilla, de Pinilla, González & Prieto , por una decisión de sus miembros de destituir del cargo a Luis Eduardo Caicedo, luego de que este hiciera firmar a su hermana una serie de cartas, que llegaron a bancos y proveedores, a través de las cuales se habla de forma negativa de la sociedad.

Tras la destitución, sostiene Pinilla, Caicedo interpuso una serie de demandas ordinarias ante la justicia, así como procesos laborales para su reintegro al cargo, sumado a la queja ante la Supersociedades argumentando que al interior de la compañía de ropa esta se estaban dando manejos cuestionables.

De acuerdo con Pinilla, quien representa a los socios de la compañía, este hecho trajo serias consecuencias sobre la empresa, principalmente porque esta no pudo obtener préstamos de los bancos y porque los proveedores exigían sobre la misma los pagos de contado, dada la condición de control a la cual estaba siendo sometida.

Esta circunstancia, aseguró el abogado, habría generado daños y perjuicios a Lec Lee por el orden de $3.800 millones. Ante este hecho, los socios interpusieron una demanda en contra la Superintendencia de Sociedades por considerar que con la medida 'se vulneró el derecho al debido proceso por no haber notificado el inicio de la investigación administrativa adelantada en su contra'.

Sostuvieron, además, que se dio una falsa motivación por ordenar a la sociedad adelantar gestiones para el recaudo de las cuentas por cobrar a los socios de la compañía, una orden, que de acuerdo con la demanda, no hacía relación a reservar la decisión de condonación de las mismas adoptada por la junta directiva. En la misma demanda, la compañía, como consecuencia de las declaraciones de nulidad, pidió que se ordenara a la Supersociedades pagar $100 millones por concepto de indemnización por daños y perjuicios tras la medida de control, aunque esta petición no fue admitida por el Tribunal Administrativo.

Según lo conoció este diario de parte de expertos, la Supersociedades puede volver a someter a control a la compañía de encontrar que existen irregularidades que no se ajustan a la ley, para lo cual revisaría nuevamente los hechos que dieron origen a la medida, pues a través de esta, aseguran, lo que se dio fue una nulidad sobre el proceso bajo el cual Lec Lee fue sometida a control. LR se comunicó con Luis Eduardo Caicedo, el accionista que interpuso la queja ante la Supersociedades, pero este no quiso dar declaraciones sobre el caso, argumentando que en este momento las partes se encuentran en un proceso de conciliación.

Antecedentes En 2006, la Superintendencia de Sociedades sometió a control a la compañía Lec Lee por la posible situación 'crítica' al interior de la misma. Sin embargo, la compañía interpuso una demanda en contra de la entidad por considerar que con la medida se violó el debido proceso dado que la supuesta situación de existencia crítica no le fue notificada, limitándole en tal sentido el derecho de defensa sobre los cargos. El Tribunal de Cundinamarca le dio la razón a Lec Lee, y tumbó la decisión.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.