Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Carlos Eduardo González - cgonzalez@larepublica.com.co sábado, 1 de abril de 2017

El exprocurador Alejandro Ordóñez Maldonado habló con AL sobre su visión de Colombia hoy y de sus planes en caso de llegue a aspirar el otro año.

¿Cómo se ha sentido después de dejar la Procuraduría?
Me he sentido tranquilo, he podido hablar lo que pienso. Estoy muy contento con esta nueva condición.

Ahora que está haciendo ronda nacional ¿qué percepción tiene de la gente de negocios?
Existe desazón, preocupación por el futuro, incertidumbre. Dijéramos que ese es el común denominador, porque muchas veces, algunos de ellos (empresarios) actúan con cautela, por considerar que no es prudente hacer afirmaciones que pudieran generar inconvenientes con sectores políticos. 

¿El empresario colombiano está con miedo?
Hay preocupación, porque tienen muchos temores. Hay algo esencial, la inseguridad jurídica. Esa seguridad, tal vez, es lo que echan de menos los empresarios. Hoy en día hay una inseguridad jurídica creciente, latente, que va desde la impredecibilidad de las decisiones judiciales, pues antes los jueces aplicaban la ley y eso le daba certeza al inversionista, hoy más que ello, estamos ante un gobierno de los jueces, que con frecuencia modifican normas jurídicas.

A 13 meses de las elecciones ¿usted tiene una propuesta para los empresarios sobre su modelo económico?
Hay un tema. Quien esté al frente del Estado tendrá que asumir con mucha seriedad. La presión fiscal está siendo cada vez más confiscatoria y eso está afectando de manera sustantiva nuestro desarrollo económico. En 20 años, llevamos 16 ó 17 reformas tributarias y siempre hay una justificación: el déficit fiscal, y como hay déficit necesitamos más recaudo para que haya más inversión, porque sin inversión no hay desarrollo. Entonces, para bajar esa presión fiscal, hay que bajar los impuestos. Si se bajan los impuestos hay más inversión, hay más recaudo, se reducen los precios de bienes y servicios y se le da un golpe al desempleo; la informalidad encuentra atractivo para formalizar y si hay formalización hay más cotizaciones. 

No hay que ir muy lejos, si se mira a Estados Unidos, la propuesta de (Donald) Trump fue bajar los impuestos y con eso ha creado cerca de 420.000 empleos y ha atraído inversión en estos tres meses de gobierno.

¿Qué sector le ha sorprendido y cree que toca apoyar más?
Una de las grandes vulnerabilidades que tiene la economía es que somos monoexportadores y por eso acontece lo que nos está pasando con el petróleo. Tenemos que convertirnos y apostarle a encontrar otros factores, otras actividades para lograr multiplicar las exportaciones. Dependiendo de la región, uno ve esfuerzos importantes en materia de pequeña industria de carácter manufacturero, la industrialización de sectores del campo.

¿El Estado no se puede aislar de la dinámica económica?
No, desde luego sería una irresponsabilidad.

Usted es más de intervención del Estado que neoliberal…
Hay algunas responsabilidades de las que el Estado no se puede sustraer y más en países subdesarrollados. Hay obligaciones que se deben otorgar a los ciudadanos unas estructuras mínimas para que sirvan de motor esencial en la producción y el desarrollo.  Además, necesitamos más seguridad, hoy la gente de bien le tiene miedo a la calle y el bandido no le tiene miedo a la autoridad. 

Hay que mirar cómo generar confianza. 

¿Lo conservador está tomando relevancia nuevamente ?
Hoy lo conservador en economía, en política, en justicia, en moral, en lo social, eso es de lo que las sociedades tienen necesidad. Hoy lo conservador está de moda, aunque hay muy poco que conservar y mucho por lo cual reaccionar.

¿Se deterioró la confianza?
Hay dos temas: uno la impunidad absoluta y dos, darle la razón al criminal. Se envió un mensaje de que el crimen paga. 

Antecedentes

Como en Estados Unidos, en otros países del mundo, el fenómeno del “outsider” está tomando relevancia en las campañas y, aunque Ordóñez no se ha decidido a participar en la contienda de 2018, sí aclaró que él nunca ha sido gobernador o congresista, por el contrario, “yo me he dedicado a la academia y a la judicatura. Ahora asumo la vida pública como un deber, como una obligación”.

Por el momento, señaló el exprocurador, “estoy recorriendo el país, estoy reuniéndome con muchos sectores y muy pronto tomaré una decisión sobre la candidatura”.

La opinión 

Óscar Ritoré
Experto en mercadeo político
“La agenda electoral del próximo año va a ser completamente diferente a las últimas tres campañas, pues a los anteriores los eligió el tema de la paz. En 2018 va a ser el tema de la corrupción y la seguridad”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.