Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Diego Andrés Stacey Salazar - dstacey@larepublica.com.co jueves, 10 de junio de 2021

La Contraloría General encontró que pudo haberse presentado una pérdida patrimonial por la compra realizada en 2018

En una auditoría financiera adelantada por la Contraloría General de la Nación al Ejército Nacional se determinó que hubo una presunta pérdida de más de $2.300 millones por la compra de 52 visores nocturnos que resultaron no ser de uso militar, sino para deportistas extremos como el alpinismo y la cacería.

El ente fiscal asegura que esta situación sucedió por una gestión ineficaz y deficiente de los recursos para la recepción de bienes, lo que tendría una incidencia fiscal y disciplinaria.

Los 52 visores se recibieron inicialmente en diciembre de 2017 cuando se realizó una prueba de garantía que no pasó. En octubre de 2018 se aceptaron de manera definitiva con un acta que afirmaba que estaban "aptos para el servicio". El Ejército Nacional pagó US$726.959 por ellos, aún sin cumplir con los requerimientos técnicos necesarios.

"Los visores nocturnos revisados durante el peritaje no se consideran equipos de especificación militar, pues su denominación la refieren como CK-1500 y esa referencia no existe en ningún manual técnico de mantenimiento", mantuvo un experto.

El Ejército manifestó que inició una indagación disciplinaria por la millonaria pérdida, pero la Contraloría decidió trasladar el caso a la Procuraduría General de la Nación para su competencia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.