Paulo Andrés Durán G. - pduran@larepublica.com.co Jueves, 3 de marzo de 2016

De acuerdo con el informe emitido por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), entre 2012 y 2015, cuatro empresas pertenecientes al conglomerado fueron las más multadas por vulnerar los derechos de los consumidores en el sector constructor.

Así las cosas, Vifasa CDO S.A.S con una multa avaluada en más de $1.288 millones ocupa la primera posición, seguida de Alsacia CDO S.A., constructora del también polémico edificio Continental Towers en Medellín, con una multa por el mismo valor y cantidad.

En la tercera posición se encuentra nada más y nada menos que Lérida CDO S.A. firma encargada de la construcción del Space, con una sanción de $708,7 millones; y en la cuarta, Calamar CDO S.A.S con una multa de $644, 3 millones.

De acuerdo con la SIC, a las empresas del sector constructor se les pusieron sanciones por la falta de calidad en los proyectos y por engañar e inducir a error a los consumidores por medio de publicidad engañosa.

Para Carlos Arévalo, presidente de la Academia Colombiana de Derecho Internacional, es claro que las multas impuestas a CDO estuvieron relacionadas por la calidad de los inmuebles; sin embargo, para el directivo, son muy bajas para los daños que ocasionan en el consumidor.

Conforme con Arévalo, si bien la Superindustria con sus actuaciones está haciendo que cada vez más sean más respetados los derechos de los consumidores; aún falta mucho para erradicar estas prácticas. 

“Colombia no ha querido adoptar la medida del derecho estadounidense que obliga a pagar a las empresas responsables civil o contractualmente (como en el caso del Space, por ejemplo) un daño punitivo con una multa tan alta que disuada a la empresa y a otras a realizar algo similar, pues podrían quedar en quiebra”, dijo. Lo que si se ve afectado en este tipo de situaciones, aclaró el experto es la reputación del conglomerado. 

Por su parte, Vivalco Ltda, quinta empresa en el ranking del sector, pagó más de $616 millones por publicidad engañosa; pues en su proyecto habitacional, ‘Brantevilla Bosque Residencial’, anunciaba como áreas comunes del conjunto cerrado, zonas de cesión que en realidad pertenecían al Distrito. 

Llano Inversiones PSR, figuró en la sexta posición con una multa por más $309 millones. Superando a la firma Solara S.A.S y a Urbanizadora Bariloche S.A.S, firmas sancionadas por $193,3 millones y $154 millones, respectivamente.

Según Luis Nelson Beltrán, Phd. en Integración y Desarrollo Económico, estas multas e incidentes; son el resultado de la afectación por la subida de tasas de interés que ha tenido  un sector dinámico e importante para el país. 

“Para abaratar los costos de construcción utilizan tecnología no tan cara, por lo que es imperativo que hayan mayores controles, no pensando en las multas o perjudicados pasados; sino en los derechos de las personas que pueden ser vulnerados a futuro”, concluyó el experto.

El décimo lugar de las empresas del sector más multadas, entre las 200 estudiadas del informe, se encuentra Jorge Aristizabal Ochoa, ingeniero y diseñador del Edificio Space, con una multa por $128, 8 millones. 

En total, las sanciones de las 10 empresas más multadas del sector constructor fueron de más de $5.331 millones, representando 1,86% del valor toral general ($286.025 millones).

En cuanto a la cantidad de multas, las 9 conseguidas por las 10 empresas son el 0,12% de la cantidad total (7.170).

Sectores
El valor total de la multa, le valió al sector constructor el quinto lugar en el ranking de sectores más multados por consumidor; siendo superado por comercio ($11.685 millones); retail ($12.323 millones); farmacéutico ($20.220 millones) y comunicaciones ($135.603 millones). En cantidad, el sector constructor quedó de séptimo.

Las Opiniones

Carlos Arévalo
Pres. academia colombiana de derecho int.

“Faltan multas realmente altas que sienten precedentes y disuadan a las empresas de cometer prácticas que vulneren los derechos de los consumidores; pues de hacerlo, podrían quedar en la quiebra”.

Luis Nelson Beltrán
p.hd en integración y desarrollo económico

“No se puede construir por construir, debe haber normas para la realización de proyectos que cumplan con los estándares de seguridad mínimos, con el fin de no poner en riesgo a los consumidores”.