Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co lunes, 24 de mayo de 2021

Los mandatarios locales han tenido que ejecutar medidas polémicas como nuevos aislamientos y pico y cédula para el comercio

Tras un 2020 complejo por los efectos de la pandemia del covid-19 en las gestiones locales, este año no parece cambiar mucho y los alcaldes siguen teniendo como su mayor reto la expansión del virus y el aumento de los contagios.

La obligatoriedad de ejecutar estrategias polémicas como las cuarentenas, el toque de queda, cierres escalonados y hasta el pico y cédula para el comercio han incidido en la opinión de los ciudadanos sobre qué tan eficientes han sido las gestiones de los alcaldes de las principales ciudades del país.

Según la más reciente encuesta de Invamer, sorprendió que los alcaldes que han enfrentado más polémicas fueron los que subieron en aprobación.

Por ejemplo, Claudia López, la alcaldesa de Bogotá, subió nueve puntos porcentuales en aprobación al pasar 52% en abril de 2021 a 61% en mayo de este año. La desaprobación bajó de 44% a 36% en un mes.

Para entender cómo le ha ido en el año, su aprobación durante 2021 viene así: enero, 61%; febrero, 52%; abril, 52% y ahora en mayo 61%; mientras que su desaprobación ha sido: enero, 37%; febrero 43%; abril, 44% y ahora mayo 36%.

Otro de los mandatarios locales que ha sido muy cuestionado este año es el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, quien a pesar de la polémica por el tema de EPM y el proyecto Hidroituango subió su aprobación de gestión entre los colombianos consultados por Invamer.

El incremento de la aprobación fueron ocho puntos porcentuales, mientras que la desaprobación bajó seis puntos porcentuales. Su aprobación en el año viene así: enero, 55%; febrero, 56%; abril, 46%; y ahora en mayo, 54%. Pese a que subió en un mes, sigue estando muy por debajo de sus niveles de aprobación de 84% que registraba al inicio de su administración.

Su desaprobación ha sido: enero, 42%; febrero, 40%; abril, 50%; y ahora en mayo, 44%.

El alcalde de Barranquilla, Jaimer Pumarejo, fue otro de los mandatarios que subió en aprobación, puntualmente, tres puntos porcentuales. Su aprobación en el año viene así: enero, 73%; febrero, 72%; abril, 59%; y ahora en mayor, 62%. Aunque sube, sigue estando por debajo de los niveles de aprobación de comienzos del año.

Sus niveles de desaprobación en el año han sido los siguientes: enero, 24%; febrero, 26%; abril, 40%; y en mayo, 38%. Esta cifra bajó en un mes, pero es más alta que a comienzos de 2021.

Mientras los tres alcaldes de estas principales ciudades subieron en aprobación, hubo otros que no tuvieron la misma suerte. Hablamos del alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina; y del alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas.

Al mandatario local que se le disparó la desaprobación, ante los eventos registrados en el último mes sobre los desmanes en Cali, es Ospina. Esta cifra aumentó seis puntos porcentuales y hoy llega a 74%. Ese nivel de desaprobación de un alcalde de Cali no se veía desde 2006 durante la gestión de Apolinar Salcedo, quien fue destituido e inhabilitado por la Procuraduría por un polémico contrato con el manejo de los impuestos de la ciudad.

La aprobación de Iván Ospina en el año viene así: enero, 38%; febrero, 41%; abril, 29%; y mayo, 22%. Mientras que su desaprobación ha sido: enero, 60%; febrero, 55%; abril, 68%; y mayo, 74%.

Por último, el alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas, también fue otro de los que aumentó su porcentaje de desaprobación al pasar de 49% a 57%, ocho puntos porcentuales.

Su aprobación en el año viene así: enero, 53%; febrero 55%; abril, 42%; y en mayo, 35%. Mientras que su desaprobación ha sido: enero, 39%; febrero, 36%; abril, 49%; y mayo 57%.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.