Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Esperanza Santamaria - esantamaria@larepubica.com.co sábado, 2 de junio de 2012

A la hora de suscribir un contrato deje de lado las buenas intenciones, la imagen, las promesas y todo aspecto subjetivo que pueda llevarlo a tener un verdadero dolor de cabeza, tal como le sucedió a algunos expositores de Diseñarte.

En cambio tenga en cuenta una serie de consejos que le permitirán pactar un contrato serio con garantías, pues de no seguir adecuadamente las recomendaciones lo que usted considera que una inversión garantizada puede convertírsele en un daño a su patrimonio.

En primer lugar, siempre confirme la procedencia de la persona con la que firma un contrato, a través de sus referencias, recomendaciones y hoja de vida, eso le permitirá saber no solo con quién está tratando, sino el grado de responsabilidad del cual puede fiarse. Luego siga con la experiencia, esto se traduce en mirar el historial de negocios que se pactaron con antelación al suyo. Conocerlos puede darle una idea de los aciertos y desaciertos de quien está detrás de la firma.

Después pase a las cláusulas de incumpliendo sobre cada uno de los aspectos que rodeen el pacto. Recuerde que no solo delimitará los tiempos y las actividades para que estas se cumplan sino que le permitirá hacer reclamos sobre posibles inconformismos en la prestación de un servicio.

En este punto, es fundamental, para usted y para las personas que beneficia el contrato, que pacte información clara sobre el lugar, fecha, hora y actividades que piensa contratar a fin de que esta pueda ser lo más objetiva posible. Recuerde que ante una queja de un consumidor o ante una acción civil de demanda, este tipo de información es la que prevalece.

Finalmente rodéese de un buen abogado que lo acompañe en el proceso. Contratar un profesional que esté al tanto del tipo de servicio que piensa pactar le permitirá prever de manera legal y clara los posibles inconvenientes y daños a futuro.

Un caso de incumplimiento
La semana pasada LR fue testigo de las múltiples quejas e inconformimos relacionados con el sonado evento Diseñartee, una feria que prometía una asistencia de 3.000 personas por día, desfiles, presentaciones musicales y en general un despliegue de diseño exclusivo de reconocidos expositores. Sin embargo, lo que empezó como una oportunidad perfecta de alianza de publicidad de las empresas y de exposición para los diseñadores, pronto se transformó en una ola de quejas, reclamos e inconformismos a dentro y afuera del evento.

De acuerdo con Juanita Enciso Gómez, una de las expositoras de la feria, el evento ha ido en contra de todas sus expectativas pues no solo se incumplieron las fechas de su realización sino que además el flujo de afluencia ha sido notablemente inferior al prometido, pues estima que la asistencia diaria no ha superado en ninguno de los días de su realización las 200 personas.

'Nos dijeron que el evento se iba a realizar en Hacienda San Rafael, sin embargo, nos encontramos con que fue organizado en un potrero encharcado detrás de este lugar. Han cancelado el evento dos veces, entre esas este fin de semana, prácticamente sin avisarnos. Las inconsistencias llegan hasta el pago de las inscripciones. A mi me pidieron $1 millón y medio, pero luego me enteré que a otros, para llenar los espacios en la feria, les habían dado el cupo por mucho menos'.

Así mismo, LR conoció de algunas inconformidades por el daño de los stands de algunos patrocinadores del evento, así como la pérdida de algunos de los elementos que las compañías iban a utilizar en esta feria, los cuales hasta el momento no han tenido solución alguna por parte de sus organizadores. Ante las críticas, Mariana Mallo, organizadora del evento junto al español Ariel Victorino, aseguró que la feria se habría previsto aplazada este fin de semana debido a inconformismos internos de los diseñadores que no querían continuar con el evento, lo que , según Mallo, habría llevado también a no realizar las pasarelas anunciadas.

De acuerdo con el abogado, Francisco Bernate, en este caso la compañía organizadora del evento podría haber incumplido tardíamente un contrato, razón por la cual podría verse en la situación de reparar los daños y perjuicios que hubieran sufrido las personas como consecuencia de los aplazamientos, ante lo cual cabrían posibles demandas.

Entre tanto, de acuerdo con la Superindustria, de encontrarse que los organizadores de la feria incumplieron con la información y las actividades que prometieron a los asistentes, estos podrían enfrentar una sanción administrativa que podría llegar a los 2.000 Smlv.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.