Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Daniel Rojas Castañeda - drojas@larepublica.com.co lunes, 1 de junio de 2020

Juan Fernando Reyes, representante del partido Liberal, dijo que la capacidad fiscal del Gobierno será insuficiente

Dada la situación de emergencia por la que atraviesa el país debido a la expansión del covid-19, varios congresistas enviaron una carta al Gobierno con una serie de propuestas para darle más alivios económicos a las empresas. En entrevista con AL, el representante vallecaucano Juan Fernando Reyes, del Partido Liberal, explicó la necesidad de dar líneas de crédito a las Pyme.

¿Cuál es su opinión acerca de los decretos que ha establecido el Gobierno en materia de trabajo y sustento para las empresas?
Son acertados, pero insuficientes. La contracción de la economía será tan fuerte que la capacidad fiscal del Gobierno será insuficiente para mantener a flote a la economía y a las empresas. Según algunas proyecciones, este segundo trimestre la economía decrecerá por primera vez desde 1999, llegando a una caída de 15%, y podemos terminar este año con el doble del desempleo. Un retroceso de 20 años que no hay capacidad fiscal que ayude a impedir.

Destaco las líneas de crédito Colombia Responde, el subsidio a la nómina y los alivios tributarios como ampliación de los plazos en la declaración de renta, pues ayudan a que las empresas sobrevivan y a que mantengan a tantos trabajadores como sea posible; pero con empresas funcionando 10% o 20% de su capacidad, será muy difícil.

¿Qué es lo que considera que se necesita ahora para proteger el empleo y apoyar a las empresas? ¿Cuáles serían algunas de las propuestas?
En las grandes ciudades y en los departamentos con mayor capacidad financiera se debe aprovechar para incorporar en los planes de desarrollo medidas concretas para las Pyme, concretamente, líneas de crédito de emergencia en las que gobiernos locales aporten para las garantías financieras, extensión de plazos de pago de predial e industria y comercio. Para las empresas más pequeñas es crítico el tema de arriendos y servicios públicos, creo que ahí debemos hacer esfuerzos más grandes en ciudades como Cali. Sin embargo, entre más posterguemos la reactivación económica, peor será el golpe.

Muchos han criticado el rol que juegan los bancos en la actual crisis ante el desembolso de créditos para las empresas, ¿cree que eso es así?
Hace unas semanas, se decía que los bancos no habían desembolsado ni 10% de los créditos que se esperaba que concedieran, creo que eso habla por sí solo. Es entendible que el riesgo está disparado, pero vivimos un momento extraordinario y quizás único en un siglo. El Gobierno ha constituido unas garantías por más de $10 billones, los bancos ahora deben hacer su parte. Estos juegan un papel fundamental en la reactivación económica.

¿Cree que si fue correcta la decisión del Presidente de declarar un nuevo estado de emergencia?
Lo primero que hay que decir es que es la tercera vez, desde 1991, que se declara más de una vez el Estado de Emergencia en el mismo año. Sí es o no inconstitucional, su estudio es una competencia exclusiva de la Corte Constitucional, pero si me llama mucho la atención saber que este Gobierno ha expedido tantos decretos ley.

Para algunos sectores económicos, a pesar de este volumen de decretos, estas medidas no han sido suficientes para enfrentar la pandemia, lo que hace que tengamos que poner aún más la lupa. Una posible alternativa, habría sido hacer una revisión de las normas y lograr mayor coordinación con lo que ya tenemos en nuestro ordenamiento jurídico. Esta duda lo que plantea es una exigencia al Congreso de la República que debe vigilar mediante el control político la efectividad de dichas medidas, y sabremos si esta gran cantidad de decretos cumplieron su objetivo. La historia no los dirá.

LOS CONTRASTES

  • Carlos Arias Analista político de la Universidad Externado de Colombia

    “Las medidas del Gobierno han sido insuficientes y con muy bajo nivel de operatividad. Se han cifrado en la promesa y en algunos aspectos del deber ser”.

¿Cómo le ha parecido el rol que ha tenido el Congreso de la República en medio de la Emergencia?
Todo el país presenció las dificultades que tuvimos para adaptarnos a esta crisis. Aún es un desafío pues lamentablemente las leyes que regulan el funcionamiento del Congreso no contemplan el uso de herramientas tecnológicas, pero además cualquier cambio en dicha reglamentación requiere de reformas legales que deben surtir el proceso normal de cualquier ley. Sin duda esto nos ha puesto muchos retos por la urgencia de esta crisis, pero los avances en modernización deberían haberse dado desde hace tiempo. Este es un tema en el que he insistido en diferentes espacios, pero sobre todo desde que soy congresista: para poder legislar garantizando los derechos de la gente, debemos modernizarnos. El Congreso no puede estar rezagado en relación con los avances que se dan en la sociedad.

¿Cuáles son los grandes retos que vienen para el país?
Después de esta crisis hay muchos retos que tenemos que abordar. Si algo dejó ver esta coyuntura es la profunda inequidad que existe en Colombia; ha quedado en evidencia que muchos colombianos son invisibles para los sistemas del Estado, que la informalidad laboral pone a las personas en una situación de vulnerabilidad muy peligrosa, y eso, entre otras cosas, dificulta muchísimo la implementación de políticas sociales. Sin duda hay que trabajar en la reducción de las desigualdades, nivelar la cancha y mejorar el acceso a oportunidades de todos.

Tenemos que cerrar brechas, mejorar el acceso a servicios públicos, educación, empleo de calidad y mejorar nuestros mecanismos de movilidad social. Por supuesto, nos queda también el inmenso reto de la reconstrucción del país. En ciudades como Cali, se estima que 6 de cada 10 empresas del sector turístico van a desaparecer. Tenemos que pensar desde ya ese desafío de reconstruir la economía del país, recuperar el empleo y la senda de crecimiento. La pobreza y el desempleo serán retos enormes, además por ahí podríamos ver un deterioro de la seguridad y la convivencia. Enfrentar la realidad de un retroceso de casi dos décadas, cuando habíamos avanzado tanto, es quizás el reto más grande que vivirá esta generación.

¿Qué le gustaría agregar?
Quisiera insistir en tres cosas: la primera, que es necesario modernizar a todos los sectores del Estado, para poder responder a cualquier crisis o emergencia que enfrentemos. La tecnología y la modernización deben contribuir a que el Estado garantice derechos y lo haga de forma oportuna.

La segunda, es que creo que estamos valorando mucho más las libertades individuales. Creo que nunca habíamos vivido en medio de tantas restricciones y si bien entendemos que esto se haga para contener el contagio del virus, no le puede quedar gustando al Gobierno Nacional y a los gobiernos locales. El Estado debe ser capaz de garantizar la salud, la seguridad, el bienestar de todas las personas, pero protegiendo siempre el ejercicio pleno de la libertad. Luego de la pandemia hablar de la libertad espero que haga parte de la agenda pública. Vienen grandes retos para la democracia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.