Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Juliana Ramírez Prado - jramirez@larepublica.com.co miércoles, 29 de enero de 2014

Desde el Vaticano llegó ayer la carta de la comunidad Jesuita en la que se designa como nuevo rector de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá al padre Jorge Humberto Peláez Piedrahíta. Con esta, ya sería la segunda vez que un rector de la filial en Cali ocupa el puesto en la capital del país, contando al padre Joaquín Sánchez, que hoy deja el puesto después de seis años.

En entrevista con LR, Peláez manifestó que después de trabajar en la capital del Valle por la internacionalización de la institución, la acreditación de alta calidad y el acercamiento con el sector empresarial y social, se prepara para asumir la rectoría en Bogotá con el principal reto de continuar el camino de la excelencia.

¿Cuáles cree que fueron los determinantes para que lo escogieran desde Roma?
No hablaría de determinantes. Esto es un servicio que se me solicita, después de haber servido a la Universidad 33 años. Fui decano en la Facultad de Teología y Medicina, vicerrector académico en Bogotá y en Cali y ahora dejo la rectoría en Cali. Soy una persona con una experiencia interesante en la administración académica, que puede servir de apoyo a sus compañeros para dibujar los procesos.

¿Cuáles fueron los principales logros mientras estuvo en el cargo de la filial en Cali?
Lo más bello del trabajo en la universidad es que es un trabajo colectivo, donde no hay protagonismo individual. Con mi equipo de lujo conformado por gente muy cualificada, un logro muy importante fue la internacionalización de la universidad, tuvimos una apuesta muy amplia por el Asia Pacífico vinculados con lo que significa el presente y futuro de la economía mundial. Sobre todo, alianzas con universidades que están en la cuenca del Pacífico.

Otra apuesta importante fue la acreditación institucional de alta calidad por ocho años. Generamos buenas sinergias con el sector empresarial. Se logró un buen dialogo con las organizaciones sociales, un compromiso por crear puntos de encuentro entre las comunidades afro, el sector empresarial, las comunidades indígenas. Finalmente, logramos un número importante de becas con recursos propios de la universidad y el sector empresarial.

¿Qué quedó pendiente?
En Cali tenemos equipos muy sólidos y una planeación muy clara, de modo que la universidad, cambia de piloto, pero no pasará absolutamente nada.

¿Quién sería su remplazo?
El padre provincial Francisco De Roux, visitará a la universidad en los próximos días para conversar con los directivos, decanos y vicerrectores y así formular una terna propuesta por la comunidad universitaria y de ahí decide.

¿Qué retos deberá asumir en su nuevo cargo en la capital de la República?
El reto más importante es seguir con esa apuesta de excelencia que tiene la Universidad Javeriana. Este es un reto gigantesco de compromiso con el país y un foco prioritario de atención, para mí, serán los profesores, ya que son la clave de la formación. En este sentido, fortaleceremos y consolidaremos un excelente cuerpo profesoral de muy alto nivel académico y que sean buenos pedagogos con sentido de la ética y social.

Desde su punto de vista, ¿cuál debe ser el foco de la educación en el país?
Estoy convencido de que la educación es la llave que abre las puertas de la movilidad social y el desarrollo.

Debemos propender por profesionales formados con excelencia, con valores éticos, con sentido social y sentido de país. Para mí, la apuesta número uno es la inversión en la educación de calidad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.